Domingo 29 de Noviembre de 2020

27 de noviembre de 2016

En las góndolas faltan más del 7% de los productos que se ofrecen

En una Argentina recesiva las grandes cadenas comerciales pierden ventas por fallas en la reposición de artículos en depósito

Un estudio privado detectó que en la Argentina el faltante de productos en las góndolas de supermercados se mantiene en un nivel relativamente elevado, con picos que han llegado a más de 19% como promedio de las grandes cadenas.

Frente a ese rango alto de dos dígitos porcentuales que predominó entre 2008 y la primera mitad de 2015, con una excepción de 7,6% en 2010, una tasa de carencia de 7,5% que se registró en la última medición del corriente año, tras haber subido a 10,8% en la primera mitad del año, aparece como un indicador satisfactorio. Aunque ese promedio fue el resultado de establecimientos que han logrado un mínimo de 1,2% y otros que no han podido bajar de un piso de 12 por ciento.

Sin embargo, llama la atención que en un momento de fuerte contracción de las ventas en el conjunto de las cadenas comerciales, los establecimientos se arriesguen a perder clientes, o facturación, porque el producto que busca el consumidor se mantiene en el depósito, y por tanto lo lleva a buscarlo en un local de un competidor.

  Eso es lo que surgió de la última medición de GS1 Argentina, una organización global, neutral y sin fines de lucro fundada en 1985, conducida por sus socios, principalmente grandes cadenas de supermercados, que se dedica específicamente al diseño e implementación de estándares globales y soluciones para mejorar la eficiencia y la visibilidad a lo largo de la cadena de valor, a través de un sistema de lector de barras de los productos.

En diálogo en un almuerzo de fin de año con periodistas, del que participó InfobaeRubén Calónico, gerente general de GS1 Argentina, destacó que "del relevamiento de 293.085 artículos, se encontraron disponibles en góndola 271.031 y faltaban 22.054, en este caso concentrados en el segmento de alimentos y productos de limpieza del hogar, y en menor medida en artículos de higiene personal y bebidas".

El estudio comprendió a 7.000 productos de diferentes categorías que corresponden al portafolios de mayor venta de cada uno de los 197 salones de ventas que fueron auditados a través de más de 293 mil mediciones, en 10 cadenas de supermercados y 14 proveedores, que participaron activamente en la identificación de las causas de los faltantes encontrados, en todo el país.

Resaltó Calónico que "todo producto que pueda ser localizado por el consumidor final, en su lugar habitual de exhibición en el salón de ventas se denomina FMG".

Si bien el estudio de GS1 encontró más de 10 causas explicativas de espacios vacíos en las góndolas, ninguna vinculadas con medidas de política económica, como controles de precios, cepo a las importaciones, piquetes en las rutas, entre otros factores que pudieran haber obstaculizado la disponibilidad de productos, el factor dominante fueron deficiencias propias de los locales, a saber:

Desafíos para el corto plazo

Rubén Calónico definió las acciones necesarias para que ningún producto falte en las góndolas:

1. Afianzar el trabajo junto con el Gobierno, a través de los Ministerios de Producción, Ciencia y Tecnología, Modernización, AFIP y Senasa, entre otros.

2. Maximizar el uso de los documentos electrónicos, como los códigos de barras.

3. Cursos de capacitación virtual al personal de los establecimientos.

4. Promover el uso de estándares de control entre las cadenas comerciales, su centro de distribución y el proveedor.

COMPARTIR: