Sábado 27 de Febrero de 2021

POLICIALES

19 de octubre de 2016

Testigos identifican a los recaudadores "informales" de Michetti

Al menos cuatro testigos aportados por Gabriela Michetti en la causa que investiga el origen del dinero robado en su casa identificaron a tres recaudadores "informales" de la Vicepresidente.

Según se desprende de un conjunto de declaraciones testimoniales a las que accedió ámbito.com, los recolectores del dinero que juntó Michetti para la cena anual de su Fundación SUMA en noviembre de 2015 y nunca declaró son Santiago Riobó, Federico Pinedo y Silvina Michetti, la hermana. 

Riobó declaró el martes pasado en la Secretaría N° 8, del juzgado federal N° 4 a cargo de Ariel Lijo. Bajo juramento admitió que colaboró cuatro veces con la ONG. "El tercer aporte lo realicé en el despacho de Gabriela Michetti, cuando era senadora, fue por la suma $ 2.500 y la fecha en que lo realicé fue en los primeros días de noviembre de 2015, dos semanas antes de que suceda el robo en la casa de Gabriela. Esta colaboración la realicé en efectivo y la sumé yo al dinero que se estaba recaudando ahí en el despacho de Gabriela", dijo el Jefe de Despacho de la titular del Senado.

Pero además de aportante, el abogado salteño reconoció que era cajero. "Gabriela no recaudaba el dinero, sino que pidió colaboración y ella dijo que me lo dieran a mí. Yo tenía un cajón con llave en el que guardaba las donaciones que se iban recibiendo, en el cual puse mi dinero", contó.

Como sucedió con el contador Marcelo Domínguez y otras personas cercanas a la funcionaria del PRO, Riobó tampoco recibió un recibo de donación. "Respecto de los $ 2.500 que aporté a principios de 2015 no tuve recibo porque se iba a confeccionar una vez que ingresara el dinero a la Fundación y finalmente no pasó", aseguró.

Otra testigo que desfiló por Comodoro Py fue María Conte-Grand. Cocinera, extesorera de SUMA, asesora electoral y personal de Michetti y esposa de Luis Majul. Conte-Grand ratificó que hubo tres recolectores de dinero para organizar la cena anual de 2015 y que como el resto de los donantes, no le dieron un comprobante por sus $ 10.000. 

"Fui Tesorera pero nunca lo ejercí efectivamente ese cargo, más que para firmar esos balances en cero, que demostraban que no se había efectivamente trabajado en la Fundación", dijo. "Los libros los llevaba una contadora que su nombre creo que era Florencia y los estados contables eran todos de cero porque no había movimientos, ni ingresos ni egresos. En ese momento no trabajó la Fundación en sí misma. La falta de actividad era lo que se reflejaba en los estados contables. El inicio de actividad fue cuando se cambia la integración del Directorio, se abre oficina y se comienza a trabajar", completó. 

Según Conte-Grand tras su alejamiento de la Tesorería el cargo lo "toma" Silvana Giudici, momento en el cual la Fundación comienza a funcionar. La directora de la entidad en todo desde el inicio fue Karen Zeolla. La mujer del periodista de América afirmó que no hubo donaciones durante su gestión y se desligó de las habituales colectas. "Quizás he visto a Gabriela involucrada en la recaudación, no directamente pero quizás alguna reunión que pudo haber tenido", indicó.

Especialista en pastelería y tortas, Conte-Grand se convirtió en "asesora personal" de Michetti desde fine de 2007 y la acompañó de cerca en cada elección y posterior salto de cargo. Como otros estrechos colaboradores, también aportó a SUMA. "A principios de diciembre del 2014 hice una transferencia desde mi cuenta sueldo del Senado a la cuenta de la Fundación, lo cual está documentado en el Banco Nación y el aporte fue de alrededor de siete mil y pico de pesos", expresó. Y luego siguió: "Hice un aporte en 2015, habrá sido a principios de noviembre cuando Gabriela pidió colaboración a la gente del despacho y quedó obviamente a voluntad de cada uno. El aporte que hice fue de $ 10.000 en efectivo, se los entregué a un compañero de trabajo que era el que se encargaba de juntarlo. Mi compañero que juntaba era Santiago Riobó", identificó Conte-Grand.

Pero además de Riobó, la cocinera que definió el catering de la cena de SUMA reveló que Silvina Michetti era la segunda recolectora. "Le pidió también a sus amigos. Lo de Silvina lo conozco porque compartimos amigos, puntualmente no sé quiénes le entregaron dinero a ella, así como tampoco se quiénes dentro de mi oficina colaboraron ni qué dinero aportaron", apuntó. 

Ante una consulta del funcionario judicial sobre si le entregaron un recibo por la contribución, respondió: "No, me dijeron que el recibo me lo iban a entregar después de la gala pero eso no sucedió por el robo en la casa de Gabriela; esto es, porque nunca ingresó efectivamente ese dinero a la Fundación SUMA". 

En la Justicia declaró además Fernando Subirats, esposo de la vocera oficial deMichetti, Paula Shuster. El periodista y psicólogo también confesó que hizo un aporte "informal" y confirmó que no recibió comprobante. "Sabía que estaban preparando la cena anual de recaudación y había un grupo de amigos de Gabriela que estaban tratando de que la cena saliera lo mejor posible, por eso contribuí de la manera que podía", relató. 

"Paula en ese momento me dijo que les iba a decir que me dieran el recibo y ahí ella creo que le entregó el dinero a Santiago, de quien no conozco el apellido. Y luego todo lo que ya conocemos públicamente, con relación a que le entraron a robar a la casa a Gabriela. Santiago y mi mujer trabajan juntos en el Senado", explicó el experiodista de Radio Continental y Mitre, actualmente en Radio Nacional. "No me fue entregado ningún recibo, no llegaron. Me imagino que fue por el robo sufrió Gabriela", enfatizó.

La prima y secretaria privada de la Vice, Alejandra Illia, aceptó que hizo una contribución de su bolsillo y que no se documentó oficialmente en los registros contables de la Fundación. "En la cena de 2015 no realicé un aporte, pero si previo a ella hice un aporte en efectivo de $ 5.000 a raíz de una colecta que hicimos en el despacho del Senado. En esa ocasión, Gabriela hizo un pedido a los que trabajamos con ella y yo colaboré", manifestó en el juzgado de Lijo.

Illia coincide con la versión de los otros testigos de que Riobó era el principal recaudador y que no se pudieron emitir recibos del dinero entregado porque se lo robaron a la Vice antes de que ingrese a SUMA. "Gabriela cuando nos pidió la colaboración nos dijo que le traigamos la plata en efectivo, que se la diéramos a Santiago Riobó que en ese momento era asesor en el despacho de la Senadora, y esa plata una vez que fuera entregada a Fundación SUMA por Gabriela, la Fundación iba a emitir un recibo para cada una de las personas que colaborábamos en esa colecta. Como esa plata fue robada a Gabriela Michetti el día de las elecciones, el 22 de noviembre de 2015, y esa fue la razón por la cual no recibimos un recibo. La plata nunca llegó a Fundación SUMA porque fue robada del domicilio de Gabriela Michetti", explicó la secretaria en línea con lo expuesto por otros testigos.

"Le entregué en el despacho a Santiago Riobó los $ 5.000 de colaboración, y el anotó mi nombre completo y el monto de la colaboración en un papel. Todo esto en un contexto de confianza de las personas que conformamos el círculo íntimo de Gabriela. Con las personas que estamos en el despacho, fue la misma mecánica que conmigo, se le entregaba la plata a Santiago y él anotaba el nombre del aportante y la suma, quedando el dinero a resguardo en su poder", describió. 

Los testimonios de Illia y Riobó permiten reconstruir un listado parcial de los aportantes no registrados a la cenal anual de SUMA. Esa nómina incluye a ministros, funcionarios nacionales y parlamentarios, empresarios, familiares de MIchetti y subalternos en el Senado (VER EL LISTADO DE LOS APORTANTES)

Además, esas declaraciones confirman que a los recolectores Riobó y Silvina Michetti se la suma Pinedo. "Una semana antes de las elecciones, es decir de la fecha en que se produjo el robo en la casa de Gabriela, Federico Pinedo, que era otro a quien Gabriela le había hecho el mismo pedido de ayudar a juntar colaboraciones entre amigos y que habitualmente venía al despacho por afinidad política, vino un día y me entregó un sobre con lo que él había recaudado", expuso el Jefe de Despacho. 

El mismo modus operandi relató Riobó sobre lo recaudado por la hermana de la Vicepresidente. "Unos días antes del 22 de noviembre de 2015, Alejandra Illia que trabajaba en el despacho y se había encontrado con Silvina Michetti, quien es prima de Alejandra y hermana de Gabriela, le entregó otro dinero que Silvina había recaudado también a pedido de Gabriela entre su entorno familiar y de amigos de la localidad de Laprida. No sé dónde le entregó el dinero Silvina a Alejandra, pero ésta última fue la que me lo trajo al despacho a mí para unificarlo a los otros aportes", declaró. 

Los documentos a los que accedió este medio revelan que hubo tres bolsones con dinero que fueron a parar a manos de Michetti. El de su hermana, que acumuló unos $ 80.000; el del presidente provisional del Senado y expresidente interino de la Nación, Pinedo, con otros $ 70.000 y hasta $ 75.000, y por último, el bolsón de Riobó, que se rellenó con al menos $ 22.500.

Riobó contó que todo lo juntado se lo llevó a su casa el viernes 20 de noviembre y que al día siguiente se lo entregó en la mano a Juan Tonelli, la pareja de la Vice. "Tengo entendido que Juan le llevó el dinero a Gabriela ese mismo día a la casa y que al día siguiente fue el robo", resaltó.

De las declaraciones surgen nombres de otros posibles aportantes de los que no trascendieron montos, y se desconoce registros o comprobantes. Por ejemplo, los empleados del Senado Sabrina Guevara, Maico y Javier Pérez Constanzo, las recepcionistas Lorena y Silvia, los amigos Carlos Diez, Marcela Layún y Claudia Nunia, el actual secretario de Obras Públicas de la Nación, Daniel Chaín, Laura Hasan y Silvia Bizzio. Eso es lo que la Justicia debe determinar.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas