Miércoles 20 de Enero de 2021

POLITICA

8 de septiembre de 2016

Disputa de paradigmas antagónicos en torno a Ley Nacional de Salud Mental

La norma fue sancionada en 2010 y desde entonces bregan para que la provincia de Entre Ríos la ponga en marcha con mayores presupuestos y herramientas.

Desde hace poco más de un mes, todos los martes a las 11, en el primer piso de la Facultad de Ciencias de la Educación, de Paraná, se desarrollan reuniones que persiguen el propósito de elaborar un plan de defensa la Ley Nacional de Salud Mental Nº 26.657, sancionada el 25 de noviembre de 2010. 

Si bien, desde entonces en nuestra provincia vienen exigiendo el cumplimiento de la norma, la luz de alerta la generó la decisión tomada por el gobierno de Mauricio Macri que, a través del Ministerio de Salud de la Nación, derogó una resolución por la que se establecía que antes del 10 de septiembre de este año debía fijarse el “límite máximo de camas” con la finalidad de reducir las internaciones en los hospitales monovalentes y psiquiátricos públicos y privados, comúnmente llamados manicomios, en el marco de la aplicación de la Ley Nacional de Salud Metal. 

La resolución despertó críticas porque además significa un golpe mortal a la ley nacional, dado que su aplicación queda ahora en manos del director nacional de Salud Mental, Andrew Santiago Blake, confeso opositor a la norma que se debe impulsar.

“Estos retrocesos nos obligan a redoblar los esfuerzos que veníamos haciendo, y a seguir peleando la adhesión a la norma por parte de Entre Ríos, que implicaría más presupuestos y herramientas para poder ponerlas en práctica”, señaló a EL DIARIO Laura Lavatelli, del Hospital Escuela de Salud Mental.

“Los trabajadores de salud mental, los usuarios y familiares venimos sosteniendo el paradigma que la Ley imprime y tiene que ver con una perspectiva de derecho, pero se logra gracias a las buenas voluntades de todos y lo que nos está faltando, concretamente, es dinero para poder implementar otras estrategias de intervención para poner en práctica abordajes diferentes que puedan llevar la salud mental a otros contextos y a otras prácticas”, esgrimió.

En el mismo sentido opinó Gabriel Atelman, estudiante de Trabajo Social, quien apuntó que lo importante de esta Ley es que entiende a la salud mental como un derecho, como algo de todos. “La salud mental es mucho más que ir a un médico, es pensarnos habitando otros espacios que también son saludables y que hacen a nuestro bienestar, a nuestro buen vivir social, cultural, político e ideológico”, indicó.

Conceptos y abordajes. En el marco de los encuentros que realizan todos los martes a la 11 (abiertos a la comunidad) se elaboró un documento disponible para la firma, que está siendo presentado ante diferentes sectores del gobierno provincial con el objetivo de activar la propuesta.

“Lo mismo vamos a hacer con el director nacional de Salud Mental, que sabemos que tiene una perspectiva opuesta a la implementación de la Ley, al tiempo que estamos pensando otras acciones para que se pueda sumar la comunidad en general”, anticipó Lavatelli.

“Consideramos que esta Ley nos contempla como sujetos integrales, complejos, en relación con los otros y no como mero individuos, como sí lo hacen otros paradigmas que entienden a la salud desde una lógica de encierro”, agregó Atleman, dejando en claro que lo que está en disputa son dos paradigmas, entre quienes entienden a la salud mental como un derecho y los que sostienen la idea del encierro, concibiendo a la salud mental desde aislamiento. “Defender la salud mental es una militancia y no vamos a claudicar”, sentenció.

Esfuerzo compartido. Quienes se desempeñan dentro del campo de la salud mental en la provincia admiten que todo lo logrado hasta el momento radica en el esfuerzo puesto por cada uno, incluso desde lo económico.

Es así que, con el objetivo de recaudar fondos que permitan mejorar las acciones que desarrollan desde el Hospital Escuela de Salud Mental, lanzaron la campaña Ponete la Camiseta, impulsada por trabajadores y usuarios, en el marco de los festejos por el décimo aniversario de La Bisagra, Radio Abierta y Andariega. La propuesta surgió en respuesta a la incertidumbre alrededor de la continuidad de líneas de financiamiento que venían sosteniendo el ingreso económico de muchos de los talleristas. Por esto, se propuso la venta de remeras serigrafiadas con ilustraciones o viñetas vinculadas a los postulados de la desmanicomialización.

“Necesitamos mucha voluntad para hacer lo que hacemos. La campaña ha sido un paso importante y firme, porque no vamos a dar un paso atrás”, aseguró a EL DIARIO Norberto González, integrante de Radio la Bisagra.

Adecuación de servicios

Una de las cuestiones más novedosas de la norma es que incentiva a un contacto más fluido y distinto entre los equipos sanitarios y de Justicia.

Por otro lado, se incorpora la temática de las adicciones nuevamente a la salud, y a la salud mental en lo particular, promoviendo que los Estados deriven mayores recursos económicos y humanos para la constitución de los equipos sanitarios vinculados a la salud mental.

Además, a través de la norma, se impulsa una ampliación de la red sanitaria entorno a esta temática incentivando el desarrollo de estrategias que tienen que ver con la constitución de diferentes dispositivos sustitutivos al manicomio, entre ellos, casas de medio camino, guardias interdisciplinarias en los hospitales, así como la imperiosa necesidad de que los hospitales de la provincia ofrezcan tratamiento y cobertura para los usuarios de salud mental

COMPARTIR:

Notas Relacionadas