Sábado 27 de Febrero de 2021

ACTUALIDAD

23 de marzo de 2016

El Golpe de Estado del 24 de Marzo de 1976

El 24 de marzo de 1976 no fue un día más en la historia argentina. En esa fecha las Fuerzas Armadas de nuestro país usurparon el gobierno y derrocaron a la entonces presidenta constitucional María Estela Martínez de Perón; al Gobernador de Entre Ríos,Don Enrique Tomás Cresto y al Intendente Municipal de Federal, Jorge Hector Heyde. La vida de varias generaciones de argentinos y extranjeros fue marcada por el terrorismo de Estado que se inició con este golpe cívico militar que instauró una dictadura que se mantuvo en el poder por siete años.

En el Golpe a la Democracia destituyeron a todos los gobernadores de las provincias, disolvieron el Congreso Nacional y las Legislaturas Provinciales, removieron a los miembros de la Corte Suprema de Justicia y anularon las actividades gremiales como así también la de los partidos políticos. En suma clausuraron las instituciones fundamentales de la vida democrática.

La Constitución Nacional –es decir, la ley de leyes de la República Argentina–, dejó de regir la vida política del país y los ciudadanos quedaron subordinados a las normas establecidas por los militares. Se inició entonces una dictadura que se instaló en el gobierno por la fuerza, por medio de lo que se denomina golpe de Estado. El gobierno de facto estuvo integrado por una Junta Militar que reunía a los máximos jefes de las tres Fuerzas Armadas: el ex general Jorge Rafael Videla por el Ejército, el ex almirante Emilio Eduardo Massera por la Marina y el ex brigadier Orlando Ramón Agosti por la Aeronáutica.

El golpe de 1976 fue el último pero no el único. Desde 1930 nuestro país había sufrido sucesivas interrupciones del orden democrático. La supresión de los gobiernos elegidos por el pueblo, la represión de los conflictos que surgían entre distintos sectores sociales y la apelación a la violencia habían sido, lamentablemente, bastante frecuentes desde esa fecha. Sin embargo, la dictadura que se inició en 1976 tuvo características inéditas, recibiendo el nombre de terrorismo de Estado.

En ese nefasto capítulo el pasado aún se sigue escribiendo con los hijos de desaparecidos que desconocen su identidad, con los juicios pendientes a los autores intelectuales y ejecutores de torturas, abusos y crímenes de lesa humanidad en centros clandestinos, y porque aún se desconoce dónde están los restos de exdetenidos ya fallecidos.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas