• Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

Hoy es jueves 2 de abril de 2020 y son las 06:40 hs. ULTIMOS TITULOS: Murió el hombre que había ocultado sus síntomas antes de subirse al avión / Coronavirus: el ministro de Salud israelí y su esposa dieron positivo / El muro infernal: Nazarena y Barbie Vélez se imitaron mutuamente y no quedaron conformes / Coronavirus: murió Adam Schlesinger, músico nominado al Oscar y ganador del Grammy / Coronavirus: Gerardo Morales, gobernador de Jujuy, dijo que quienes quieran ingresar a la provincia deberán pagar un test / Por la cuarentena, Alberto Fernández celebrará hoy su cumpleaños en Olivos junto a su familia / Coronavirus. El análisis de José Luis Espert: "No hay salud sin economía" / Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades del 1 de abril / Hong Kong: el exótico destino de un futbolista argentino que juega para un dueño y no para el público / Mundo Racing. Diego Milito-Lisandro López: la exitosa conexión entre dos ídolos modernos / Coronavirus. ¿Y ahora? Sin deporte, qué pasa con las casas británicas de apuestas... y con los clubes / Coronavirus. Llamadas, TV paga y salarios: las ideas del fútbol argentino para el día después de la pandemia / Wimbledon: cuando Hitler bombardeó el court central del torneo más importante del mundo del tenis / Agenda de TV y series: el Mundial de básquet, la Copa América de Brasil y Federer vs. Nadal / Matías Kulfas: "Necesitamos un apoyo más grande de los bancos" / Las Trillizas de Oro confirmaron oficialmente que serán parte del "Bailando 2020" / Coronavirus: el Gobierno define un decreto para centralizar el manejo de las clínicas privadas / Ginés González García: "Tenemos capacidad de abastecimiento propia y soberana de respiradores" / Por el incierto rumbo de la economía global, cayó el valor de los granos en la Bolsa de Chicago / Despidos. Para los laboralistas, se abrirán más negociaciones particulares con gremios /

18 de enero de 2016
En Chajarí desguazan un museo
En su retiro de “El Espinillo”, al norte de Chajarí, departamento Federación, el profesor e historiador Juan José Rossi, de vasta y fecunda actividad durante muchas décadas a favor del hombre americano, no del “aborigen”, del “indio”, sino del hombre sin más, del único hombre que puebla el planeta y que pertenece cualquiera sea su color, cultura o lenguaje, a una única especie: la humana, el homo sapiens. Mostrando un total desprecio por su inestimable aporte, el gobierno municipal de Chajarí decidió desguazar el Museo histórico-etnográfico Ivi Marä Ey, una importante contribución al rescate cultural e histórico de Abya Yala, el continente que el conquistador europeo ha intentado sepultar bajo el nombre de América.

Entrevista de AIM Digital

Teníamos noticia de algún trastorno de su salud, pero de vuelta del Sanatorio Adventista del Plata, en Villa Libertador, Rossi nos confirma que su salud está recuperada, con algunos achaques inevitables en aquellos sobre los que la vida ha pasado durante mucho tiempo ya.

Sin embargo, si bien en la salud física todo va bien, no es así en otro aspecto, que siempre preocupó a Rossi: la concepción del hombre americano, el que entró en este continente hace 40.000 años más o menos por el estrecho de Bering proveniente de Asia y que desde 1492 fue brutalmente apartado del paraíso en que vivía por el mismo ser humano; pero europeo, que desconoció su humanidad, su cultura, su organización social, quemó sus libros, redujo y robó sus tesoros, que no tenían sentido comercial, lo esclavizó y lo ignoró.

Malas noticias para un museo único
Esa pesadilla continúa todavía para el hombre americano, y lo que acaba de contarnos el profesor Rossi respecto del “museo Ivy Marä Ey (la tierra sin mal de los guaraníes) de las culturas nativas de la argentinas” es ejemplificador. El ninguneo de los nativos continúa, siguen siendo ignorados y despreciados sin razón alguna y en este caso Chajarí ignora a sabiendas o sin saber un legado cultural inapreciable, que es único en Sudamérica.

¿Ignorancia o intención?
Si la ignorancia no es más que eso sería disculpable, ya que nadie está obligado a saber todo, pero a nivel personal, no institucional. Porque el estado municipal tiene departamentos para ocuparse de la cultura que no debieran ignorar lo que bien puede ignorar el intendente, que por eso debe consultar a los que saben y tienen el deber de asesorarlo para actuar con conocimiento de causa.

Si no hay ignorancia sino acción intencional estamos ante un acto imperdonable, que reitera la vieja hostilidad genocida contra el pasado humano de América iniciado hace 40.000 años, que el interés deformante europeo pretende reducir a los últimos 500, los únicos que tendrían “sentido” con algunas menciones ligeras y superficiales a todo lo anterior como si no valiera nada.

En este caso, los que saben han demostrado una ignorancia tan crasa como es habitual en nuestros políticos, que entienden ante todo de cómo juntar votos y anular rivales, conseguir prebendas y trenzar acuerdos para sostenerse y trepar.

En esa red en que tienen atrapada a toda la sociedad, que mantiene a la política desacreditada a extremos ya peligrosos, entra la cultura en la medida en que tiene algo que ver con este juego perverso.

La obra de Rossi en síntesis
Rossi es autor de más de 20 libros sobre la historia de América, nombre que los descendientes de los anteriores habitantes del continente pretenden cambiar por Abya Yala. América deriva de Américo Vespucio, un autor de folletos y piloto naval que maniobró con los autores de mapas de entonces para que el continente llevara su nombre, a pesar de que quizá nunca pisó suelo americano.

Los libros de Rossi tienen todos la misma misión que el museo que las nuevas autoridades de Chajarí quieren desguazar, poner algunas piezas donde quepan y embolsar las que no quepan en un depósito para que no molesten.

Está próximo a aparecer el libro “Historia saboteada de Abya yala” (América), obra mayor de las muchas que lleva publicadas el profesor Juan José Rossi, radicado en Chajarí.

Historia saboteada en coronación de un vasto trabajo de esclarecimiento y reivindicación, de concientización ante todo, dirigido a los americanos para que descubran y asuman su ser propio, su auténtica naturaleza, negada, escamoteada y distorsionada interesadamente durante más de cinco siglos, pero viva no obstante y dispuesta a resurgir.

El que está por salir editado en Buenos Aires, “Historia saboteada de Abya Yala” es una obra singular por su envergadura, su contenido, la fuerza y calidad de sus tesis, y por el punto de vista ajeno a los “indigenismos” de origen académico, a las soluciones políticas basadas en doctrinas europeas injertadas en una realidad que le es extraña y las resiste o a cualquier acercamiento al “pueblo” desde posturas que lo idealizan y en el fondo lo desconocen. Denuncia estrategias del poder para dominar y sojuzgar y busca poner al derecho la verdadera historia, que está torcida, para que a todos nos enderece la libertad que surge del conocimiento.

Nada menos que conocer quiénes somos para decidir sobre nosotros mismos es lo que pone en juego “Historia saboteada”.

Podrá parecer estimulante a algunos, novedoso a muchos, escandaloso a otros, herético a los apegados a creencias heredadas, heterodoxo a los establecidos en versiones de la historia que aparecen refutadas sin miramientos en el libro o irreverente a los que tienden a identificar la corrección con la opinión predominante. Pero nunca será anodino ni dejará de llamar la atención e inquietar, porque es una voz que habla directo a la conciencia y no puede ser desoída.

Pensar con la cabeza
Apunta a que los habitantes de este continente se paren sobre sus pies y piensen con su cabeza. No se busca reemplazar un exclusivismo por otro, cambiar una dominación por otra, reemplazar el sistema europeo por otro, sino sentar un hecho evidente: todos los hombres pertenecen a la misma especie, el homo sapiens-sapiens.

Es que la ideología que impuso Europa hace al hombre actuar en función de intereses, egoístas e individualistas, ir a la búsqueda de ser más y “vivir mejor” y lleva en sí el germen de la ambición, la lucha y el desequilibrio, en claro contraste con el “vivir bien” de Abya yala, comunitario y sereno, estable y armónico.

Entre nosotros, los apropiadores de la tierra entregaron lo que podían a cambio de “civilización”, pero la cultura original, que llamaban “bárbara”, seguía viviendo asordinada bajo sus pies.

El libro del profesor Rossi demuele las patrañas que nos contaron los cronistas primero, después los “historiadores” y demás intelectuales “latinoamericanos” con la cabeza extraviada en Europa, de donde tomaban sus ideas, sus ropa, su lenguaje, sus recetas de cocina, sus aprecios y sus desprecios.

Se trata para el profesor Rossi de restablecer la verdad histórica, pero no por celo académico, sino porque sobre ella se asienta el verdadero ser americano, la realidad negada de Abya yala, la posibilidad de continuar un desarrollo desviado por la invasión y la conquista a partir de 1492. Porque insiste en que la historia de nuestro continente no empezó hace 500 sino hace 40.000 años. El quiebre que la hace comenzar con la llegada de los europeos fue forzado y tuvo un éxito solo relativo, consagrado por el sistema educativo que presenta toda la rica historia anterior a 1492 como un salpicón de anécdotas. Justamente “Historia saboteada” contiene una presentación del pasado de los pueblos de Abya Yala como le resulta difícil encontrar al lector no especializado.

Cuando regresaba de Villa Libertador, el profesor Rossi y su esposa Rosita escucharon una entrevista radial a las autoridades municipales, por la que se enteraron del propósito “cultural” de desguazar el museo, enviar algunas piezas donde quepan y meter las otras en bolsas para depositarlas donde no estorben.

AIM:¿Cómo nació el museo?
Rossi: Como es sabido a nivel provincial y nacional, el 1 de agosto de 2008, día en que celebramos el fecundo mito de la Pacha mama que en quechua y aymara significa “Espacio vital” -en el que se incluye al hombre como parte constitutiva y no en tanto dueño o señor del mismo- se inauguró en Chajarí, norte de Entre Ríos, el Museo histórico-etnográfico Ivy Marä Ey.
Aquella inauguración de un museo atípico en Entre Ríos, puesto que la mayoría rememoran el período colonial y la migración europea hacia estas tierras, constituyó un acontecimiento significativo apoyado y celebrado por toda la comunidad de Chajarí. Más de 200 personas y las autoridades comunales en pleno escucharon atentamente mis explicaciones sobre el patrimonio cultural único en el país por sus características, por la belleza y funcionalidad de los centenares de piezas expuestas a la consideración de la ciudad. En especial de la comunidad educativa, docentes y alumnos, del Departamento Federación y de todo el país, gracias a la presencia de turistas que visitan la región.

¿Cuál es la intención inicial del museo?
Aquella noche inauguramos un museo noble, rutilante de piezas auténticas, adquiridas a los aborígenes y criollos de todo el país a lo largo de casi 40 años, hoy expuestas en un contexto edilicio digno y privilegiado. La finalidad era “alumbrar” una interpretación de la historia y cultura más acorde con la realidad de los hechos humanos, que incluye al hombre de América de todos los tiempos, desde su ingreso al continente hace miles y miles de años hasta el presente, y no tan solo desde el arribo casual del invasor europeo en 1492 que, por el contrario, inició de modo inexplicable, la destrucción sistemática de la humanidad nativa, de su filosofía de vida y de sus estrategias milenarias”. A partir de aquel 1º de agosto, visitaron el Ivy marä ey miles de estudiantes con sus respectivos docentes y, frecuentemente, con los padres de los alumnos.

AIM: ¿Hasta cuándo siguieron así las cosas?
Rossi: El museo se inició como una verdadera fiesta de la cultura, siempre con absoluta gratuidad e idoneidad que, hacia fines de 2014, se empañó por desavenencia con funcionarios municipales cuyas causales me obligaron moralmente a renunciar como “curador” del Museo. A partir de mi alejamiento, el desinterés de las autoridades de la gestión anterior fue in crescendo al punto de dejar a cargo del mismo a personal que ignoraba tanto el enfoque histórico del museo como el origen y significación de las piezas exhibidas. Por tal motivo, como era de suponer, las escuelas se retrajeron, dejé de brindar los cursos de capacitación docente que habitualmente se realizaban con la aprobación y puntaje del CGE de Entre Ríos. Obviamente la gente dejó de visitarlo y empezó a preguntar, incluso en mi domicilio, “qué estaba pasando con el Museo Ivy marä ey”?.
“Nunca hubo respuesta pública, jamás se me convocó, como donante y fundador, a pedir y dar ellos una explicación y opinión que trascendiera el conflicto. La soberbia de la gestión pudo más que el derecho e intereses de la comunidad e hizo peligrar la existencia misma de una institución cuya creación costó -años 2007 y 2008-, no a los políticos que se creen dueños de los bienes comunes que supuestamente administran, sino al erario público, alrededor de $300.000 de aquellos años. Hoy no menos de $ 1.500.000. Pero ese vendaval pasó dejando sus heridas y con la esperanza de una nueva gestión se supuso que concretara algún cambio que impulsara el testimonio del Ivy marä ey”.

AIM: Nueva gestión, esperanza renovada…
Presenté en manos al nuevo intendente y a una concejal oficialista que en esa reunión hacía de secretaria, un proyecto en el que proponía la creación de un nuevo museo, incluida una donación de miles de piezas de alta calidad, no ya de “las culturas aborígenes de la Argentina” sino del hombre de Abya Yala (América) en el que se integrara al Iviy marä ey y se reflejara la historia y cultura de la humanidad continental desde su ingreso, hace unos 40.000 años, a nuestros días. Un proyecto único en Sudamérica que le podía brindar a Chajarí, a Entre Ríos y la Argentina un valor agregado antropológico y museológico nunca encarado en América.
Jamás se me convocó para llegar a una conclusión afirmativa o negativa.

AIM: La respuesta vino por radio, a todos antes que a usted
Rossi: La respuesta llegó el miércoles 13 del corriente a las 18; regresaba de Villa Libertador con mi esposa. En un instante sentí que mis oídos se paralizaban y mi mente era ocupada por una nube de tristeza. Según el cronista radial, el actual intendente junto a sus colaboradores del área cultura, habían decidido que un bien de la comunidad por ordenanza 630 HCD/08 como es el caso del Ivy marä ey, había que “desguazarlo, embalarlo y trasladar algunas de sus materiales didácticos y piezas museológicas al museo Camila Quiroga, que es la antípoda del Ivi marä ey por muchos motivos, y las demás piezas a un depósito no identificado”.

AIM: ¿Un resbalón hacia la cultura festivalera de aplaudir mucho y pensar poco?
Rossi; ¿Cuál es el problema? ¿Ingenuidad, confianza infantil en gente cuyos valores y expectativas empiezan y terminan en el dinero y no quieren ver ejemplos de otra cosa? ¿Cómo saber si son conscientes de la aberración que están cometiendo estas personas que, dicen, se van a ocupar de la cultura? ¿No será que “cultura” para ellos no es otra realidad que espectáculos, talleres de arte y labores”? Al menos ese concepto manifestó el actual director de cultura en un reportaje radial. Pero le daremos crédito porque en la cancha se conocen los pingos.

AIM:¿Qué podemos decirle al pueblo de Chajarí?
Rossi: A la comunidad de Chajarí, a los que pensamos igual o diferente por diversas razones… les digo: estoy tentado de desafiar a los funcionarios que están tomando esta decisión, a un debate público acerca de lo que ellos entienden por cultura y educación y por qué, sin conocer el tema a fondo (y si no que lo demuestren), se permiten dejar en el camino al Museo Ivy mar¨ey (valuado, con valor agregado incluido, aproximadamente en 100 mil dólares), prescindir de la opinión del donante de las colecciones, de las fotografías y del amplio material didáctico que tanto trabajo y dinero costó al municipio, y en lo que a mi respecta, tanta dedicación, inversión y atención al más mínimo detalle de las piezas, del diseño espacial, de sus soportes y explicación que me insumieran cientos de horas de trabajo? Me pregunto ¿Quiénes se creen los políticos, que por tener un poquito de poder por unos años se arrogan el derecho de hacer y decidir lo que quieren?



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








DOLAR

 
COMPRA
VENTA
61.61
66.61

 

 

HORÓSCOPO

 
Tauro
TAURO (del 21 de abril al 21 de mayo)

Si te dejas influenciar por los comentarios de los demás, terminarás enredado en una serie de rumores y chismes. Busca afianzar aún más la relación. El compromiso o la convivencia son un buen paso para dar, no temas que saldrá todo bien. Sabes cómo lograr que tus ganancias aumenten rápido, pero sabes que esa no es una manera legal. Por sobre todo, sé honesto. Sugerencia: Deja de enumerar tus virtudes y mejor ponlas en actos. Los demás sólo creen en aquello que ven. Demuestra de qué eres capaz.

 

NUESTROS OYENTES

   

LO MAS LEIDO DEL MES

 
El fin de la cuarentena que analiza el gobierno: Quiénes podrían salir primero
Incidentes entre internos en la Unidad Penal N° 8
Confirmaron 79 nuevos casos de coronavirus en la Argentina
¿Cómo será el mundo cuando se retire el Covid-19?
Delito de HURTO contra autores desconocidos.
 

RadiosNet