Lunes 8 de Marzo de 2021

POLITICA

1 de enero de 2016

Los municipios entrerrianos con las cuentas en rojo

Son varios los municipios entrerrianos que enfrentan un escenario económico complicado. Déficit, endeudamiento y un severo retraso en el envío de fondos durante el último año de gobierno de Sergio Urribarri. A Federal le adeudan casi 3 millones de la provincia

Ariel Robles, el exintendente K que hasta el 10 de diciembre gobernó la Municipalidad de Crespo y que buscó la reelección y no pudo, dejó a su sucesor, Darío Schneider, de Cambiemos, una situación económica ajustada: un déficit de $9 millones y una deuda de $12 millones.

De modo que lo primero que hubo que hacer en Crespo fue ponerse a hacer números, ajustar cuentas, y priorizar el pago de sueldos. Schneider dice que eso fue lo que hizo. "A pesar de la emergencia económica, logramos pagar todos los sueldos y aguinaldos de los empleados municipales", anunció el anteúltimo día de 2015.

"Cerramos el año con una reducción importante del déficit que heredamos, el cual era superior a los $9 millones y ahora estamos en los $5 millones. Sin embargo, todavía es alta la deuda flotante, en la cual están incluidos los proveedores al municipio. Cuando asumimos estaba cerca de los $12 millones y en la actualidad disminuyó a $11 millones. Esto nos perjudica para poder brindarles algunos servicios a la comunidad, porque hay herramientas en reparación que no son entregadas por los proveedores debido a deudas importantes contraídas y no afrontadas por la gestión anterior. Por lo tanto se trabaja desde este nuevo gobierno para destrabar y subsanar esta situación con los acreedores", destacó.

En realidad, los municipios gobernados por Cambiemos fueron de los primeros en alzar la voz de alerta por el rojo de sus cuentas, asfixiadas por el severo retraso en el envío de las remesas de coparticipación durante el último año de gobierno de Sergio Urribarri.

La mayoría de los jefes comunales imaginaban un escenario complicado y fue así que el 3 de diciembre mantuvieron un primer encuentro con el entonces electo gobernador Gustavo Bordet, que les llevó tranquilidad. "Mi estilo de gobierno es de ida y vuelta. Los ministros deben atender a todos los intendentes", les dijo entonces.

Y algunos gestos han empezado a darse. En Alcaraz, donde gobierna Darío José Pfening, de Cambiemos, ya han comenzado a recibir las partidas de coparticipación que se habían retrasado, con lo cual finalizaron 2015 con algo de respiro financiero.

"Pero tenemos a nuestros vecinos de Borvil, también de Cambiemos, que siguen en dificultades", contó Gabriel Perotti, secretario de Gobierno del Municipio de Alcaraz.

Es que la normalización de los fondos de coparticipación no llegó a todos.

También en Diamante la situación es complicada, según el diagnóstico que hizo público el jefe comunal, Lénico Aranda. El último sábado del año Aranda se reunió con los legisladores por Cambiemos del departamento, el diputado provincial Jorge Monge y el senador departamental Omar Schild, con quienes abordó "la difícil situación en la que se encuentra el Gobierno de la provincia y que está generando inconvenientes en el financiamiento de los municipios debido al atraso existente en el desembolso por parte de la provincia de las llamadas garantías de coparticipación".

"Los legisladores se pusieron a disposición para establecer un nexo fluido del Ejecutivo local con el provincial para trabajar y agilizar cualquier trámite en el Gobierno Provincial, lo cual es importante para nuestro gobierno", destacó Aranda.

En Victoria, el jefe comunal Domingo Maiocco, declaró la emergencia administrativa, económica y financiera, que ya consiguió el visto bueno del Concejo Deliberante, y que, entre otras medidas, incluye un incremento en el monto de las tasas municipales. Además, prevé la redefinición de partidas presupuestarias, la suspensión de contrataciones que no resulten prioritarias, la renegociación de contratos de obras públicas pendientes de cumplimiento, la consolidación de la deuda flotante, la rescisión de los contratos, la utilización del Fondo Federal Solidario, y la reubicación del personal.

Pedro Galimberti, también de Cambiemos, recibió el Municipio de Chajarí de manos de su antecesor, el actual presidente del Consejo de Educación, José Luis Panozzo, en muy mala situación. "La cosa es así. El 10 de diciembre, cuando nos hicimos cargo de la gestión encontramos un Municipio desguazado por el ensañamiento y la mala intención de la gestión anterior", dijo Galimberti al trazar un cuadro de situación. Y, lo más relevante, una deuda que ronda los $16 millones.

En Viale, el intendente Uriel Brtupbacher, describió como "preocupante" la situación que heredó del intendente K Estelio Urchueguía.

Pero también los ajustes alcanzan a las intendencias gobernadas por el Frente para la Victoria, como Santa Elena, donde el actual intendente Silvio Moreyra está enfrascado en una descarnada disputa con su antecesor, el también exvicegobernador Domingo Daniel Rossi.

El intendente Moreyra envió, antes de Navidad, un proyecto de ordenanza para ser tratado en el Concejo Deliberante en el que declara la "emergencia administrativa económica y financiera" en la ciudad.

El artículo 1º del proyecto establece que el objetivo es "ordenar el funcionamiento operativo de la administración, alcanzar el equilibrio fiscal, mejorar el nivel de empleo público y de distribución de ingresos", y que ese estado de emergencia durará un año.

Además de disponer medidas de contención del gasto, de renegociar deudas y contratos, de revisar nombramientos, la iniciativa de Moreyra deja "sin efecto la totalidad de las designaciones, nombramientos, categorizaciones y recategorizaciones en la planta permanente del Estado Municipal, ya sea en la órbita del Departamento Ejecutivo o del Honorable Concejo Deliberante efectuadas entre el 8 de diciembre de 2014 y el 7 de diciembre de 2015".

Pero la decisión de Moreyra es ir por más, y dispone "realizar una auditoría integral de bienes muebles e inmuebles con el objetivo de conocer el patrimonio municipal existente y el estado general. El mismo será certificado por cada uno de los responsables de las áreas".

Ahora, claro, la emergencia hídrica corrió las prioridades, pero al despuntar las primeras luces de 2016 la cuestión económica de los municipios volverá a estar en el centro de la escena, y la administración Bordet, ante la necesidad de dar respuestas urgentes.

Fuente: Entre Ríos Ahora

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas