Sábado 1 de Octubre de 2022

Hoy es Sábado 1 de Octubre de 2022 y son las 11:20 -

ACTUALIDAD

6 de septiembre de 2022

Legionella: explican por qué el brote no se va a expandir por Argentina

Expertos explican por qué será un foco que solo afectará a Tucumán. Sin embargo, recomiendan que los hospitales tomen medidas preventivas para evitar que se repita.

“No hay que pensar que es otro coronavirus”, advierte Miguel Díaz, médico infectólogo y director del Hospital Rawson, de Córdoba. Esta frase busca llevar tranquilidad a la población cordobesa por el brote de legionella en un hospital de Tucumán que ya infectó a 22 personas, de las cuales seis fallecieron.

Díaz asegura que no se puede expandir de Tucumán al resto del país. “Tiene un modo de transmisión distinto al coronavirus. No está demostrado el contagio de legionella de persona a persona. Da esa sensación porque los infectados en Tucumán están todos vinculados a un mismo sitio contaminado con la bacteria”, explica

La legionella necesita agua estancada y de una determinada temperatura para progresar. Eso ocurre en hospitales, centros comerciales, hoteles y otros espacios que no realizan un buen mantenimiento del sistema de agua potable y en las torres de refrigeración con agua que utilizan algunos sistemas de ventilación.

En 2020 la médica infectóloga Leda Guzzi detectó un brote de legionella en un hospital de Buenos Aires. La bacteria fue hallada en las duchas de la institución. “La bacteria progresa en ambientes con agua estancada y con temperaturas de entre 20 y 45 grados. La sedimentación y formación de barro son condiciones propicias para el desarrollo”, explica.

Y agrega: “La bacteria no se transmite de persona a persona. Los brotes tienen relación con una fuente de agua de un gran edificio. Los contagios suelen limitarse al grupo de personas que estuvo en contacto con esa fuente. Una vez que que se controla, se termina. Es bien focalizado”.

Cómo prevenir brotes de legionella

“Nueve de cada diez brotes de legionella se pueden prevenir. No tiene que ver tanto con cuestiones ambientales o climáticas, sino con el manejo correcto de las medidas preventivas en estas grandes superficies”, asegura Díaz.

En tanto, Guzzi asegura que es importante que los hospitales establezcan programas de mantenimiento y gestión del agua desde la cisterna hasta cualquier canilla. “Se deben limpiar y desinfectar regularmente con cloro. Los reservorios de agua caliente deben estar por encima de los 60 grados y los de agua fría, por debajo de 25″, detalla.

También aconseja que si hay una canilla o ducha que no se usó por más de una semana, se debe dejar correr el agua y ventilar el ambiente por varios minutos antes de usarla.

Las personas pueden contagiarse con legionella si consumen el agua contaminada o cuando esta agua se aerosoliza (en una ducha, por ejemplo) y la persona inhalada esas gotículas de agua que están suspendidas en el ambiente.

Díaz también recomienda la limpieza de los sistemas de agua y agrega tener cuidado con los grandes equipos de ventilación que también usan agua. “Suelen utilizar varios filtros para eliminar patógenos, pero hay que realizar el mantenimiento adecuado”, advierte.

El aire acondicionado que habitualmente hay en los hogares y oficinas no funciona como reservorio de legionella.

Díaz explica que habitualmente la legionella produce un cuadro leve, llamado enfermedad de Pontiac, que produce fiebre y dolores musculares a horas o tres días desde el contagio.

“Los cuadros de neumonía, como ocurrieron en Tucumán, son la forma grave de la legionella y afecta a personas de edad avanzada y/o con enfermedades de base como cardiopatías, problemas respiratorios, renales o hepáticos crónicos”, señala

COMPARTIR: