Jueves 6 de Octubre de 2022

Hoy es Jueves 6 de Octubre de 2022 y son las 20:58 -

POLICIALES

26 de junio de 2022

Un alambrador y un asesinato a sangre fría: el crimen que conmocionó a dos pueblos

El 9 de abril de este año, dos comunidades entrerrianas se vieron conmocionadas por un brutal crimen con una escena que le sumó más drama a la crónica policial: el homicida huyó en una camioneta y se llevó consigo el cuerpo de la víctima. El asesinato ocurrió cerca de Sauce de Luna, localidad ubicada en el departamento Federal, más precisamente en la Ruta N° 127; y la detención se produjo en Bovril, en el departamento La Paz.

El homicida es Nelsón Van Derdonckt, de 42 años, un alambrador oriundo de Sauce de Luna. Su víctima fue identificada como Raúl Roldán, de 50. El hombre fue ultimado de un disparo en la cabeza con un arma 9 milímetros. En la historia aparece también la expareja del acusado, quien lo había denunciado por violencia de género pero que estaba junto a él en la camioneta. Es decir, el acusado se encontraba incumpliendo una medida que le impedía el acercamiento.

La versión que se plasmó en el expediente de la investigación penal preparatoria dice que aquel sábado de abril, estas tres personas participaron de un cumpleaños en el Polideportivo de Sauce de Luna y que se retiraron juntos en una camioneta Toyota Hilux, propiedad de Van Derdonckt. Tomaron la Ruta Nacional N° 127 camino a Bovril. En un momento dado, luego de pasar el cruce con la Ruta N°6, comenzó una acalorada discusión entre los dos hombres que se fue de las manos. Van Derdonckt detuvo la marcha y exigió a Roldán que descienda del vehículo y, una vez fuera, a la vera de la ruta, le descerrajó un tiro en la frente.

Minutos después, Van Derdonckt cargó el cuerpo en el habitáculo del vehículo, le dio el arma a su expareja -cuya identidad se preserva- y le dijo que se deshiciera de ella. La mujer, atemorizada por lo que acababa de ver, asintió, pero no le hizo caso. El homicida siguió conduciendo camino a Bovril. Mientras, la mujer dio aviso de lo sucedido a la Policía y entregó el arma.

Rápidamente, personal policial del departamento La Paz desplegó un operativo cerrojo y logró detener la marcha de la camioneta Toyota en la que se movía Van Derdonckt. El arresto fue en pleno centro de Bovril, en Avenida San Martín e Irigoyen. La escena fue filmada por curiosos y transmitida en directo por medios locales. Una vez aprehendido, personal policial constató que el cuerpo de Roldán se encontraba aún en el habitáculo.

En una primera instancia, Van Derdonckt y su expareja fueron detenidos, pero con el correr de las horas la mujer recuperó su libertad. Desde entonces, el homicida se encuentra con prisión preventiva en la Unidad Penal N° 8 de Federal.

El caso quedó en manos del fiscal de La Paz y Gualeguay, Facundo Barbosa, quien imputó al hombre de Sauce de Luna por el delito de homicidio. En tanto, el imputado designó al abogado Claudio García para que ejerza su defensa técnica. La tercera actora en el caso es la abogada María Laura Gallegos, quien representa a la madre de la víctima.

El 31 de mayo, el juez de Garantías de La Paz, Walter Carballo, extendió la prisión del imputado por 35 días, por entender que existían riesgos procesales, como que pueda entorpecer la investigación o fugarse. A esta decisión se opuso el abogado del acusado, quien pidió la prisión domiciliaria en una vivienda ubicada en un campo de la familia de su defendido, que se encuentra a unos 3 kilómetros de un destacamento policial.

Mientras, la investigación avanzó con la recepción de testimonios clave en el caso. El principal es el de la mujer que lo vio todo ya que se encontraba en el vehículo el día que sucedió el crimen.

Por solicitud del defensor del homicida, el 13 de junio, en los Tribunales de Paraná, se realizó una audiencia de apelación a la prisión preventiva. La misma estuvo a cargo del juez del Tribunal de Juicios y Apelaciones Pablo Vírgala.

Allí, la defensa pidió que se le otorgue la prisión domiciliaria a Van Derdonckt y también se opuso a una extracción de sangre. En la audiencia, el letrado esgrimió: “El imputado lleva 60 días de prisión preventiva. Hoy estamos en condiciones de decir que el 95 % de la investigación está cumplida. Quedan pocas cosas por realizarse. Cuando nos dimos cuenta que la Fiscalía quiere la preventiva hasta el juicio oral, a nosotros nos parece inconcebible. La prisión preventiva es la excepción”.

En esa línea, argumentó que la Fiscalía no presentó fundamentos sólidos para que la preventiva en la Unidad Penal continúe. “Para que el encierro tenga lugar hace falta que se pueda probar el entorpecimiento y el peligro de fuga. El juez de Garantías confunde posibilidad con probabilidad.  Nosotros buscamos una zona neutral porque nuestro defendido es un hombre de campo, un alambrador. No existen elementos de juicio para presumir que el imputado pueda entorpecer la investigación o amenazar testigos”, resaltó.

Luego, en procura de destacar buenas cualidades de su cliente, describió que “tiene 42 años, no tiene denuncias penales. Tiene buena conducta en el Penal. Tiene hermanos y un hijo de 13 años con una discapacidad”.

En cuanto a la extracción de sangre solicitada por el fiscal, el defensor manifestó. “El fiscal omitió decir que en una primera instancia se había extraído sangre la mujer, al imputado y a la víctima. Para hacer una segunda extracción el fiscal debería contar con un elemento técnico de criminalística. Sin embargo, no se tomaron las previsiones del caso”, afirmó.

Al oír una suerte de irregularidad con la extracción de sangre, el juez Vírgala exigió más explicaciones. Al respecto, el abogado García sostuvo que “se hicieron las pericias, pero no sé por qué no se conservó la muestra. Mi versión es que no se tomaron los recaudos en la primera instancia. La muestra debería haber quedado en el banco de sangre de Criminalística”.

La abogada querellante, María Laura Gallegos, rechazó los argumentos defensivos y solicitó se confirme la prisión preventiva. También desmintió al defensor sobre la conducta del imputado: señaló que tiene antecedentes de violencia y que nunca le prestó atención a su hijo, motivo por el cual se lo demandó para que pase la cuota correspondiente.

A su turno, el fiscal Barbosa pidió se confirme la prisión preventiva en la Unidad Penal, y sostuvo que existen elementos para pensar que el acusado pueda entorpecer lo que queda de la investigación penal. “Los testigos que han depuesto son personas cercanas a Van Derdonckt y pueden entorpecer la investigación. Existen riesgos procesales. Se presenta un riesgo de entorpecimiento bien concreto”, subrayó.

En esa línea, recordó que el imputado intentó huir con el cuerpo y buscó descartar el arma. Mencionó además que existió “una comunicación telefónica con familiares donde les manifestó que el autor del crimen había sido la mujer. Esa fue una información tendiente a desviar el curso de la investigación”.

Finalmente, el fiscal explicó la necesidad de una nueva muestra de sangre de acusado. “Es cierto, se le extrajo sangre a los tres, pero fue con fines de pericia toxicológica. Esa sangre no puede ser utilizada para pericia de ADN. Además, no podemos sacar sangre por las dudas como sugiere el defensor. Tampoco estamos haciendo una segunda extracción”.

Días después, antes del feriado largo, el juez Vírgala dio a conocer la confirmación de la prisión preventiva por 35 días de Van Derdonckt en la Unidad Penal de Federal.

De momento, la investigación penal preparatoria avanza con un camino seguro: un juicio con jurado popular, ya que se está ante un delito con un monto de pena mayor a 20 años.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.

COMPARTIR: