Sábado 24 de Septiembre de 2022

Hoy es Sábado 24 de Septiembre de 2022 y son las 16:44 -

POLITICA

10 de febrero de 2022

Desde Federal reclaman que el Gobierno afloje la presión fiscal

Diego Etchegoyen se pronunció a favor de “eliminar impuestos, o, al menos, rebajarlos”. Emergencia agropecuaria, seguro multirriesgo y retenciones, en la mirada del reelecto presidente de la Sociedad Rural federalense. Danilo Lima

En un comienzo de año signado por la sequía que devastó cultivos y pasturas, entre otras producciones entrerrianas, los desafíos “son enormes”, dijo Diego Etchegoyen, el reelecto presidente de la Sociedad Rural de Federal. Los socios le otorgaron un nuevo mandato al frente de la entidad, durante el cual será secundado por Victoria Tamagno (vicepresidente), Héctor Muracioli (secretario) y Nicasio Tito (tesorero).

“Estamos contentos de tener un segundo mandato junto a Victoria Tamagno”, sostuvo Etchegoyen durante una entrevista con CÓDIGO CAMPO radio, pero remarcó que “los desafíos para este año son enormes porque estamos saliendo de una seca que ha causado estragos en la producción agropecuaria” y “con una Ley de Emergencia que, en la práctica, no ayuda a los productores, más allá de la prórroga del pago de algunos impuestos”.

El ruralista, en este sentido, señaló que cada vez que suceden episodios climáticos que castigan al campo “nos sentamos a la mesa de la Comisión de Emergencia para hablar de prórrogas cuando en realidad deberíamos debatir qué hacer para que la realidad del productor no sea siempre la de la emergencia”.

“El clima, es cierto, tiene la culpa de estos problemas, pero también hay una culpa gubernamental porque cada cosecha que falta es por la sobrecarga impositiva que hay. Y esto lo vemos los productores día a día”, enfatizó.

– Hay consenso en que la Ley de Emergencia no alcanza para que los productores puedan sobreponerse ante estas adversidades climáticas, pero cuál sería la herramienta adecuada.

– El Gobierno tiene potestades para instrumentar algunas medidas más efectivas que la emergencia. Dejar sin efecto el cobro del Impuesto a los Sellos en los contratos agrícolas o el pago de Ingresos Brutos, por ejemplo. Habrá que ver cuáles son los mecanismos más adecuados, pero es necesaria una baja de impuestos, aunque sea momentánea, para que el productor pueda paliar los efectos negativos de una sequía.

Nuestra propuesta, en ese sentido, es sentarnos a la mesa y decirles a los funcionarios: “Muchachos, hay que eliminar impuestos, o, al menos, rebajarlos.

– ¿Ven receptividad en los dirigentes políticos cuando plantean estos temas? ¿O miran para otro lado?

– Acá no hay que mirar sólo a los políticos porque, y hago autocrítica, las entidades gremiales del sector, de alguna manera, juegan el mismo juego. Siempre estamos en el día a día y eso se los digo a los pares de las gremiales. Parece que estamos siempre bajando el telón del miedo, inventando un problema más para olvidarnos del problema que teníamos. Y no terminamos de ver las cosas del largo plazo.

La clase política no es que mire para otro lado, no tiene, creo, ganas de buscar las soluciones. A los políticos les sirve que todo siga igual, y hablo tanto del oficialismo como de la oposición.

– ¿El seguro multirriesgo sería una herramienta válida para estas situaciones tan complicadas?

– Este tema lo hablamos en las reuniones de Farer. Todos coincidimos en que es caro, y es caro hasta en los países del primer mundo, pero en esos países no existen las retenciones.

Es muy difícil hablar de un seguro cuando al productor le sacan el 35% de la cosecha sólo con las retenciones. El seguro no es la solución si antes no se arregla el problema de las retenciones. Algunos dirán no se pueden sacar. ¿Por qué? Porque no bajan el gasto público

El productor podrá pagar su seguro cuando lo dejen producir y lo dejen ganar lo que debe ganar.

– Hay un reclamo constante de la dirigencia agropecuaria para que los productores participen en la actividad gremial. ¿Por qué no lo hacen?

– ¡Qué pregunta! El jueves pasado, en la asamblea de la rural de Federal, éramos poquitos, y eso me duele porque lo importante es que haya muchas ideas y para eso es necesario que la gente se involucre. Si bien nosotros pasamos de 100 a 200 socios, a la hora de comprometerse, nos pasa a todos, no nos queremos comprometer.

Estamos complicados, porque los problemas empiezan porque no hay participación, por eso no me canso de pedirles a los socios de la rural que se involucren en la acción gremial. Las diferencias de ideas, además, nos va a engrandecer.

COMPARTIR: