Sábado 26 de Noviembre de 2022

Hoy es Sábado 26 de Noviembre de 2022 y son las 13:42 -

POLITICA

8 de febrero de 2022

Declaró Urribarri y apuntó contra sectores de la Justicia, política y la prensa

El ex gobernador Sergio Urribarri prestó declaración ante el Tribunal de Juicio que juzga cinco demandas en las que se lo acusa por negociación incompatible con la función pública y peculado.

Aseguró que la causa fue un armado que respondió a un mecanismo de persecución, desgaste y estigmatización de dirigentes políticos articulado por sectores de la Justicia, la política y también la prensa. En la exposición por videoconferencia desde Israel, reiteró su inocencia.

La exposición de Urribarri se extendió durante dos horas que se dividieron en tres tramos bien claros. En el primero dio un fuerte embate sobre lo que entendió las razones políticas de sometimiento a juicio, en el segundo hizo un racconto de la obra que realizó durante sus dos mandatos al frente del Ejecutivo y en el tercer repasó las cinco acusaciones, defendiendo su accionar y el de su gobierno en cada una

“Ninguno de los actos que desde seis años se vienen desmenuzando y ventilando, se realizó violando ninguna ley. Pero sí se hicieron haciendo uso del poder conferido por el voto popular, para tomar decisiones, dar la cara y decir con claridad de qué lado estamos. Esto en Argentina y en cualquier lugar del mundo se llama gobernar. Quizá sea eso lo que tanto molestó”, dijo el ex mandatario al comenzar su exposición ante el Tribunal de Juicio que integran José María Chemez; Elvio Garzón y Mónica Castagno.

Cabe destacar que antes de que Urribarri comenzara a hablar, la fiscal Patricia Yedro se retiró del recinto, reduciendo la representación del Ministerio Público a dos agentes fiscales interinos: Gonzalo Badano y Juan Francisco Ramírez Montrull.

Tridente

En su alegato político, Urribarri apuntó directamente contra “sectores de la política, de la Justicia y de medios de comunicación”. Luego, detalló que Entre Ríos no fue ajena a la mesa judicial del macrismo que se investiga en el ámbito judicial. “Yo fui blanco de esa operatoria”, denunció.
“Siempre estuve y estaré a disposición de la Justicia”, sentenció el ex mandatario. “Siempre estuve a derecho. Confió plenamente en que este Tribunal asegure imparcialidad, objetividad y las garantías que hasta el inicio de este juicio no hemos tenido”, disparó, dando golpes sobre la mesa.
Al respecto, reseñó que las causas se iniciaron a través de presentaciones de denunciantes que son “conocidos dirigentes políticos de espacios opositores que motorizaron presentaciones a partir de presentaciones realizadas por un periodista obsesionado conmigo y devenido también, desde hace algunos años, en jugador político con claros intereses”.

A esto sumó el accionar de fiscales que actuaron “con total discrecionalidad y direccionamiento al calor de una coyuntura política y no respetaron normas y jueces de garantía que no han cumplido su función y se han lavado literalmente las manos”, dijo

También detalló que estaba sentado en el banquillo de los acusados por unos carteles en la ruta que “terminaron como casillas, por una solicitada y por un parador playero. Y hablan de megajuicio. Como una forma sutil que busca instalar una condena social”, razonó.

“Todo lo que molestaba a la construcción política en algunos lugares del país era atacado por ese tridente”, expuso.

En primera persona

Más adelante, puso nombre propio a estas acusaciones. La pata política de ese armado “es el señor Rogelio Frigerio, el señor del espionaje ilegal y del teléfono encriptado que operó y opera agazapado desde el tiempo en que era ministro. Su plan A es seguir haciendo política en Capital Federal, donde tiene domicilio. Su plan B es la provincia. Para un forastero como él, la única forma de generar condiciones favorables para competir era sacando del juego a referentes políticos de la provincia. Y no solo del peronismo. Yo era, soy y seré uno de los principales obstáculos”, aseguró.

“Es un secreto a voces en la provincia la vinculación de Frigerio con un sector del Poder Judicial a través de colaboradores e intermediarios. Y su connivencia con algún fuego amigo. Él y sus amigos apuntaron al disciplinamiento de las fuerzas políticas asestando golpes contra determinados dirigentes”, acotó.

Luego dijo haber sido víctima de operaciones de espionaje ejecutadas a través del área de Migraciones que dependía del Ministerio del Interior que conducía Frigerio durante el gobierno de Mauricio Macri. También ligó al actual diputado nacional a la causa de la “Gestapo” armada en el gobierno de María Eugenia Vidal en provincia de Buenos Aires.

Luego, estimó que esta pata política encontró su pata mediática “en la figura del periodista Daniel Enz. A Frigerio le costó muy poco sumarlo, pues es sabido su antikirchnerismo y su rechazo a la figura de Cristina Fernández de Kirchner. Además tiene un odio particular hacia mi persona. Me ha responsabilizado de todo tipo de cosas. Hasta de la suerte de su hijo futbolista”, acotó.

Cualquier dirigente de la provincia “sabe del vínculo de este periodista con Rogelio Frigerio. De hecho, uno de los ex integrantes de su programa de televisión es hoy el jefe de prensa de Frigerio”, señaló.

“Disimulen un poco, muchachos. Porque se nota demasiado”, aconsejó. “No tengo miedo a su juego de escarnio. No pienso someterme a esa lógica perversa de generar miedo difamando gratuitamente. No le tengo miedo ni a Enz ni al productor de su programa, un ex comisario acusado de delitos aberrantes”, agregó.

Luego, dedicó varios párrafos al magistrado Ricardo Bonazzola, el juez de Garantías que intervino en los expedientes llevados a juicio. “Desoyó, desatendió todos los reclamos de las defensas incumpliendo claramente su función de juez de garantías. Resuelvió que los planteos se traten en el juicio oral. Y en esta instancia se nos dice que los cuestionamientos a las pruebas debían hacerse ante Bonazzola. Parece el juego del huevo y la gallina. Nada es casual. Nadie es ingenuo acá. Son hechos graves que ocurrieron como si nada”, describió.

“Tampoco atendió los cuestionamientos que realizaron mis abogados sobre los informes periciales. Volvió a incumplir su función. En este juicio ha quedado claro que los bioingenieros no tienen competencia para hacer los informes que hicieron. Se llegó a este juicio violando garantías constitucionales. El juez de garantía debía haber descartado todas las pruebas consideradas ilegales no en beneficio de este juicio, sino de todo el sistema procesal”, afirmó.

También dijo que Bonazzola fue sometido a presiones a través de la prensa. Sin entrar en detalles, consignó que un periodista contratado por el Poder Judicial filtró a un medio de prensa que las causas serían elevadas a juicio días antes de que se conociera la determinación del magistrado. Y que ese medio había publicado “ataques” contra Bonazzola, consignó. “Es muy dañino ese accionar”, reflexionó.

“El accionar del tridente cobra vidas”, consideró, tras lo cual recordó que el ex funcionario Hugo Céspedes, también acusado, falleció a poco de comenzar las audiencias.

Goyeneche

En línea con esto, hizo mención a que durante el desarrollo de las audiencias el Jurado de Enjuiciamiento resolvió abrir un jury a la fiscal Cecilia Goyeneche. Y que la procuradora adjunta lo responsabiliza de esa decisión del órgano constitucional.

Tras leer un fragmento del diario La Nación donde la integrante del Ministerio Público afirmó que detrás del jury estaba el “urribarrismo”, el ex mandatario señaló: “Está claro que la Dra. Goyeneche me señala como su adversario y como el culpable de su situación laboral, personal”. Tras lo cual se preguntó: “¿Es realmente objetiva e imparcial la procuradora respecto a este juicio? Para nada”, se respondió.

“Estos dichos – remarcó - habrían ameritado un pedido de suspensión de la causa. Y no lo hicimos. No tengo nada que ver con lo que sostiene Goyeneche desde el momento en que los dos abogados que la denuncian (Guillermo Mulet y Rubén Pagliotto) son los que motorizaron todas las denuncias en mi contra. Y con quienes tengo un enfrentamiento político y personal durante todos estos años. Incluso con uno (Mulet) tengo una querella por calumnias”, alegó.

Asimismo, apuntó: “No tengo injerencia sobre el Jurado de Enjuiciamiento. Lo sabemos todos, porque nos conocemos todos en Entre Ríos. (A) Tres de ellos no los vi jamás. A uno lo conocí en el velatorio de Jorge Busti. Pero le han dicho (a Goyeneche) que señalarme a mi es redituable periodísticamente”.

Por otra parte, subrayó que resulta “muy llamativo” que Goyeneche “vincule el resultado de las elecciones con el resultado del jury. Tengo perfectamente en claro que el objetivo principal de este proceso (por el juicio en su contra) fue borrar de la conciencia colectiva todo lo que hicimos durante estos años”, arguyó Urribarri.

Los últimos años

“Han sido años muy duros, de mentiras sobre mí, mi familia, mi gestión y quienes formaron parte de mi gobierno. Han publicado fotos de mis nietos de un año y medio. No han tenido límites. Han actuado con perversidad, ensañamiento”, describió.

“Yo me quedo con el cariño de las personas que me han hecho llegar sus muestras de afecto – contrastó - Esos mensajes demuestran que con aciertos y errores le mejoramos la vida a los entrerrianos y entrerrianas. En cada lugar de la provincia hay una obra realizada durante mi gestión”.

Luego de dedicar varios minutos al repaso de las acciones encaradas en sus dos mandatos, retomó el hilo de las consideraciones sobre el entramado político de las causas.

“Había que disciplinar. Más de una vez se escuchó «A Urribarri lo paramos con la Justicia». Tuve aspiraciones políticas – reconoció - Pero siempre con sentido federal y colectivo. Nunca personalista”.

“Hay sectores que no toleraron que habiendo nacido en Arroyo Barú, sin linaje, siendo hijo de un ferroviario y de una maestra rural y no siendo abogado, haya sido intendente, presidente de la cámara de diputados y dos veces gobernador”, argumentó.

Pero “jamás van a lograr que me arrepienta de lo que hice. En el camino habré cometido errores, como todos. Pero estamos aquí no por errores, sino por lo que hicimos”, sentenció.

La salida de Chiara Díaz y el testimonio de Benítez

Urribarri también ocupó algunos tramos de su exposición para revelar la trama del juicio político al ex vocal del Superior Tribunal de Justicia, Carlos Chiara Díaz y sus consecuencias. Todo esto ocurrió una vez que se alejó de Gobernación y pasó a ocupar una banca en la Cámara de Diputados de la provincia.

“Algunos me adjudican – la salida de Chiara Díaz – a mi y a mi entorno. Era presidente de la Cámara. Y antes de dar el mínimo paso hicimos, porque fuimos varios los legisladores, las consultas pertinentes. Todas fueron en el mismo sentido. Recién entonces comenzó el proceso en la Legislatura”, relató.

“Pocas horas antes de votarse en la Cámara, una de las actuales ministras del Poder Ejecutivo, entonces legisladora con un rol importante en el proceso, me pidió una audiencia. Y textualmente me expresó que quería que hable con el Gobernador Bordet porque quería ocupar el lugar que dejará vacante” Chiara Díaz, reveló. La única legisladora que es actualmente funcionaria es la titular de la cartera de Gobierno, Rosario Romero.
“Le hice la consulta al Gobernador – prosiguió – Y la respuesta la saben todos”. La elección para el cargo fue por otro carril.
“También la oposición jugó su papel en este proceso. Tenían los votos para impedir que el juicio prosperada. Pero en cambio, fueron a consultarle a Rogelio Frigerio y él fue quien propuso una terna y de allí salió el nombre del reemplazo de Chiara Díaz”, agregó. El pliego enviado al Senado y que recibió aprobación fue el de Miguel Ángel Giorgio.

En otro tramo, cuestionó a la Fiscalía y un sector del Gobierno provincial por actuar sobre la directora de Vialidad, Alicia Benítez, antes de declarar como testigo. La funcionaria está imputada en una causa que investiga presuntos sobreprecios en la construcción de obras para la Cumbre.
“No era necesario citar a una testigo horas antes de que declarara en este juicio. Su abogado patrocinante es el hijo de una funcionaria provincial de conocida injerencia e influencia en el Ministerio Público Fiscal”, afirmó.

“El día anterior la hablaron (a Benítez) para seducirla, orientarla en su testimonio en determinado sentido teniendo en cuenta su situación judicial. No era necesario, señores fiscales. No era necesario, señora Ministra”, completó.

Corresponde aclarar que el abogado de Benítez es Santiago Halle, hijo de la ministra de Gobierno Rosario Romero.

Repaso

Los últimos minutos los dedicó para repasar los expedientes que están siendo ventilados en el juicio. “A lo largo de las audiencias quedó demostrado que obramos dentro de la ley”, consignó Urribarri.

“La cumbre del Mercosur fue un evento histórico”, afirmó. Remarcó que la ley que dio marco a las contrataciones de la reunión fue aprobada por unanimidad de la Legislatura, salvo por dos abstenciones.

“A alguna fiscal no le gustaron los contenidos de los spots porque entendió que no promueven a la provincia y sí a mi figura. Hay que tener, la verdad, una capacidad creativa importante para creer esto. Pero está bien: Ahora ¿dónde está el delito? ¿Cuál es la ley que se violó? Porque se trata de una decisión de gobierno no judiciable, que de ninguna manera constituye un delito”, argumentó.

También hizo un repaso por las acciones que derivaron en la realización de un parador de Mar del Plata. Marcó que Entre Ríos se reposicionó a nivel turístico quedando como destino elegido por encima de otros tradicionales. “Eso no se logra desviando fondos”, subrayó.

Pero se preguntó si ese lugar se asociaban a su figura porque él era el gobernador de Entre Ríos “¿cuál es el delito? ¿No hace lo mismo Horacio Rodríguez Larreta? ¿Se ignoran sus intenciones de ser presidente? ¿Alguien se atreverá a denunciarlo?”.

“La doble vara existe. Las mismas cosas si la hacen algunos son buenas y si las hacemos nosotros son malas, son delito. Hay ensañamiento para eliminarnos de la política”, postuló. La solicitada también es una decisión de gobierno no judiciable, arguyó. “Estoy aquí porque en una oración se usa la primera persona del plural”, precisó. Con respecto a la cartelería en vía pública, afirmó: “No se mostró ninguno que no tenga lo que se contrató”.

Y acotó: “Si hubo una gestión que se encargó de mejorar las contrataciones de publicidad fue la que encabecé. Lo dijeron funcionarios de este gobierno” en el juicio, destacó.

“Ninguna de estas causas debería haber llegado a juicio. Son insostenibles. Mucho es el daño que se ha hecho en estos años. En familiares, amigos, conocidos. Pero el tiempo casi siempre pone las cosas en su lugar, aunque lamentablemente no todo. Hay pérdidas irreparables en el camino”, reiteró.

“Confío en que se hará justicia. Soy una persona que mira para adelante. Pero nunca me callé. Este tridente pretende disciplinar a la dirigencia y socavar al peronismo. Estoy orgullo de lo que soy y de lo que he hecho, de mis convicciones, del proyecto político, de mi familia, de los funcionarios y funcionarias que fueron parte de mi gestión y de entrerrianas y entrerrianos que creyeron en mi ¿Cómo no voy a seguir mirando al futuro?”, concluyó

COMPARTIR: