Martes 15 de Junio de 2021

  • 13.5º

POLITICA

20 de mayo de 2021

Alto Riesgo y Alarma: Restringen circulación y suspenden actividades

Rige para zonas de Alto Riesgo y Alarma. Desde el 22 de mayo y hasta el 30 de mayo inclusive se podrá circular desde las 6 y hasta las 18 en cercanías al domicilio. Suspenden actividades sociales, económicas, deportivas y religiosas

El presidente dijo que “estamos viviendo el peor momento desde que comenzó la pandemia. Conozco las dificultades que atravesamos. Estamos teniendo la mayor cantidad de casos y fallecidos. Debemos asumir seriamente lo crítico de este tiempo y no naturalizar tanta tragedia”.

“No es momento de especulaciones, nadie tiene derecho de querer sacar ventaja cuando debemos unirnos para sacar de esta catástrofe que azota a la humanidad. Cada contagio debe dolernos, cada muerte debe conmovernos. Muchos han perdido un ser querido en esta pandemia”, señaló.

“Nos cabe el deber de ser solidario. Nadie puede salvarse solo. Hoy como nunca antes necesitamos cuidarnos para evitar todas las pérdidas que podamos. El primero que debe cuidar la salud de todos es el estado. Jamás puede hacerse el descreído ante una pandemia. Si ocurriera sería imperdonable. Hay que tomar medidas para proteger a la población, tengo el deber de cuidar la salud de los argentinos porque la ley me lo impone. Por encima de ese imperativo legal siento el deber de preservar su vida, porque ustedes me confiaron el gobierno de la querida argentina”, dijo.

Asimismo, expresó que “junto a gobernadores venimos trabajando para superar la pandemia desde el año pasado. La enorme mayoría de la sociedad nos acompañó, unidos. Con aciertos o errores nunca nos desviamos el objetivo: cuidar la vida de nuestro pueblo, porque es una prioridad irrenunciable para nosotros”.

“Podemos ver el cambio en la situación epidemiológica desde marzo a la actualidad. Convoqué a los ciudadanos a redoblar los cuidados, tomamos restricciones que tuvieron impacto positivo en las primeras semanas, pero los casos ahora empezaron a aumentar en distintos distritos. Hay que poner en claro lo que nos ocurre. Elaboramos indicadores precisos para establecer el nivel epidemiológico en cada zona del país y las acciones oportunas que deben adoptarse ante el riesgo creciente de determinados indicadores. Un país no puede tener 24 estrategias sanitarias ante una situación tan grave. Lo que sucede en cada provincia o CABA impacta tarde o temprano en otras zonas del país. Hay una zona pandemia”, manifestó.

Y agregó: “al elaborar el proyecto de ley que llevamos al Congreso nacional acumulamos la experiencia de lo que ha ocurrido este tiempo. Necesitamos un marco regulatorio nacional común para enfrentar la pandemia y garantizar la atención hospitalaria para quien lo requiera”.

“En algunos lugares no se cumplieron todas las medidas que dispusimos. En otros lugares se implementaron de manera tardía. En muchos lugares los controles se relajaron, fueron débiles o no existieron. Hay ciudades y provincias con el sistema de salud al límite. El problema no se acota a determinado territorio, es muy grave y se evidencia en todo el país”, remarcó.

Y dijo: “El agotamiento de todo el personal de salud no puede ser soslayado. La gran mayoría de la sociedad cumple las medidas, pero cuando no hay fiscalización se produce injusticia. Una minoría que incumple genera un aumento de la transmisión que afecta a todos. No importa cuantas medidas tomemos si no se cumplen”.

“Si las medidas se implementan de modo oportuno y se controla el cumplimiento los contagios van a ceder y volveremos a las actividades, será un logro colectivo. Es decisivo que la autoridad de cada jurisdicción aplique estrictamente las normas que estamos dictando”, aseveró.

“Los datos científicos indican que el problema es gravísimo en Argentina, estamos en récord de contagios y fallecimientos. A mayor circulación de personas se genera mayor transmisión, mortalidad y riesgo concreto de saturación del sistema de salud. La circulación por cualquier motivo y las reuniones sociales incrementan contagios”, comentó.

Las medidas anunciadas

-Se restringe la circulación en zonas de alto riesgo y alerta epidemiológica desde el 22 mayo a las 00 hasta el domingo 30 de mayo inclusive.
-Quedan suspendidas las actividades sociales, económicas, educativas, religiosas y deportivas en forma presencial.
-Solo funcionarán comercios esenciales, take away y para llevar.
-Se podrá circular entre las 6 y 18 en cercanías del domicilio. Solo podrán circular personas autorizadas.

“Esa decisión dura 9 días y solo involucra tres días hábiles”, resaltó Alberto Fernández.

Después del 31 de mayo y hasta el 11 de junio inclusive, se retomarán las medidas actuales. No obstante, el fin de semana del 5 y 6 de junio se volverán a restringir las actividades en zonas más críticas. “Es una medida de cuidado intensiva y temporaria”, dijo el presidente.

Medidas adicionales para empresas y familias

El Gobierno Nacional anunció medidas adicionales para proteger a las familias y a las empresas.
Empresas:

-Ampliación del Programa de Recuperación Productiva (REPRO) para atender a los sectores que se verán afectados por las medidas: comercio y otros. La inversión en este programa estará en torno a los $52.000 millones.

-Incremento del monto del salario complementario para las y los trabajadores de los sectores críticos y la salud, que pasa de $18.000 a $22.000. La inversión prevista es de $6.000 millones.

-Incorporación del sector gastronómico al REPRO y reducción de las contribuciones patronales en los sectores críticos, por $8.500 millones.
Familias:

-Desde mañana viernes hasta fin de mes se inyectarán 18 mil millones de pesos en los bolsillos de las familias beneficiarias con la tarjeta Alimentar. Esto lo anunció el presidente el viernes 7 de mayo.

-Ampliación de la Tarjeta Alimentar que permitirá fortalecer los ingresos de las familias con menores de hasta 14 años. La medida alcanza a casi 4 millones de niños, niñas y adolescentes. La inversión mensual para financiar la Tarjeta Alimentar será de $18.100 millones y se comienza a pagar el viernes 21 de mayo.

-Ampliación del Programa Progresar con becas para la terminación de la primaria y la secundaria, la capacitación profesional, el cursado de carreras universitarias y, también, para formar enfermeros y enfermeras. El objetivo del programa es llegar a 1 millón de jóvenes en todo el país con becas mensuales de entre $3.600 y $9.600. Las becas se pagan durante todo el año (12 meses). La inversión durante este año supera los $28.000 millones.

-Ampliación de la AUH y asignaciones familiares. El objetivo es llegar a 700.000 y el estimado es de $29.000 millones.

-Se transformó el Programa Potenciar Trabajo para asociarlos con distintas actividades productivas de la economía popular. Los 920.000 trabajadoras y trabajadores de este programa cobrarán en mayo $12.204 y hacia fin de año $14.040. La inversión anual estimada para este programa es de $167.000 millones.
Sectores:

-Cultura y Turismo. Se han reforzado las partidas presupuestarias para asistir a estos sectores en más de $4.700 millones.

-Fortalecimiento del Sistema de Salud. Para la atención de la segunda ola del COVID, se estima una inversión de $144.000 millones. Incluye la inversión en vacunas de $72.000 millones, el bono por 3 meses de $6.550 para 700.000 trabajadores y trabajadoras de la salud y $36.000 millones de reducción de contribuciones patronales y del impuesto a los créditos y débitos bancarios para las empresas del sector, entre otras partidas. Con estas políticas estamos llegando a casi 6 millones de niños, niñas y jóvenes: a través de la Tarjeta Alimentar, la ampliación de AUH y el Programa Progresar.

La reducción del impuesto a las ganancias para las y los trabajadores del sistema privado registrado, hará que cerca de 1.270.000 de trabajadores y jubilados dejen de pagar este impuesto con retroactividad a enero. La devolución de los importes retenidos se hará en 5 cuotas a partir del mes de julio. Esto equivale a un esfuerzo fiscal de más de $40.000 millones.

El paquete de medidas que se han ido anunciando para morigerar el impacto de la segunda ola de COVID supone un gasto, por encima de lo establecido en el Presupuesto 2021, superior a los $480.000 millones (1.3% del PIB).

Este incremento del gasto será financiado a través de los mayores ingresos explicado por el Aporte Extraordinario de las Grandes Fortunas y el aumento de la recaudación

COMPARTIR: