Martes 7 de Diciembre de 2021

Hoy es Martes 7 de Diciembre de 2021 y son las 03:42 ULTIMOS TITULOS:

  • 20.8º

ACTUALIDAD

23 de noviembre de 2020

Campaña vacunación contra Covid19: Alternativas posibles y desafíos del Gobierno

La campaña de vacunación cuenta tres escenarios posibles, que se fijaron de acuerdo con las características de almacenamiento y transporte en frío que demandan las opciones más firmes que comparte el Gobierno

A la espera de definiciones y con tres escenarios posibles de acuerdo con la logística que sea necesaria, las provincias empiezan a relevar la capacidad que tendrían para afrontar una campaña de vacunación contra Covid-19.

Es que, aunque aún no se conoce cuál o cuáles de las candidatas en carrera por demostrar su eficacia y seguridad serán las primeras en lograr aprobación de uso, todavía hay mucho trabajo por hacer para asegurar la cobertura de la población de riesgo, ya sea en ciudades, pueblos o parajes alejados.

Los programas de inmunizaciones de algunas provincias activaron relevamientos preliminares de los recursos disponibles localmente cuando, a finales del mes pasado, desde el Ministerio de Salud nacional dejaron trascender a los medios que se estaba diseñando un plan de vacunación para unas 12 millones de personas, que es la población a cubrir anualmente contra la gripe.

Otros distritos empezaron después de escuchar lo que las autoridades sanitarias nacionales expusieron durante la reunión del Consejo Federal de Salud (Cofesa) del 2 de este mes, en la que participan los ministros de Salud de todas las jurisdicciones. En esa reunión, se indicó que se estaba planificando la vacunación para Covid-19 "para los primeros meses de 2021". Los ministros, a la vez, tendrán la responsabilidad de organizar el trabajo localmente.

Para eso, necesitan ajustar la cifra de personas a vacunar (nominalizarlas) por etapas, actualizar el número de vacunadores disponibles, estimar la cantidad de voluntarios que se podrían convocar para reforzar esos equipos, estimar el tiempo que demandaría su capacitación, relevar la capacidad de conservación en frío (bajo cero) para poder adecuarla según vaya a ser necesario, garantizar la disponibilidad de elementos de protección suficiente para el personal, definir cómo se trasladarán los equipos en el terreno y fortalecer la capacidad de registro de vacunación, vigilancia y alerta rápida de los eventos adversos que pudieran aparecer.

Aun cuando se pueda aprovechar la experiencia acumulada con las campañas anuales contra la influenza, hay que tener en cuenta que hay vacunadores que viajan horas, caminan kilómetros, a veces por senderos de cornisas y a campo traviesa, cruzan ríos a pie o puentes en mal estado en el interior de gran parte de las jurisdicciones. Este otoño e invierno, para muchos de esos equipos vacunar contra la gripe en cuarentena fue una verdadera odisea, como publicó LA NACION.

Hasta fin de año

En las reuniones del Cofesa en lo que va de este mes, los ministros de Salud del país se van poniendo al día con esta primera etapa de planificación, que abarcará estos dos últimos meses del año para diseñar el plan general que las jurisdicciones adaptarán localmente con los referentes del Programa Ampliado de Inmunizaciones de cada distrito.

Además, de acuerdo con el Comité de Vacunación Covid-19, que integran cuatro ministerios nacionales, se desplegarán en el territorio unos 150.000 integrantes de las Fuerzas Armadas y las instituciones de Seguridad federales.

Pero, ¿cómo se están preparando las provincias? "Aún no tenemos ni un cuándo ni un qué primero", aclara uno de los referentes provinciales con experiencia en la organización de los equipos de vacunación. En eso coinciden varios de los funcionarios consultados.

Aún ningún distrito tiene cerrados los datos de sus relevamientos, mantienen reuniones semanales con la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles del Ministerio de Salud nacional y empezaron los contactos entre funcionarios de las Fuerzas Armadas e instituciones de seguridad y de los ministerios de Salud de las provincias que estarán a cargo de la organización local.

Tampoco está definido, aún, a quiénes se vacunará primero. Los lineamientos generales incluyen a la población objetivo que habrá que alcanzar a lo largo de una campaña que demorará varios meses: mayores de 60, personal de la salud, seguridad y defensa, docentes y población de entre 18 y 59 años con enfermedades que pueden agravar la evolución de Covid-19. Diabetes, obesidad, insuficiencia renal y cardiopatías están entre las que más rápido está avanzando un primer consenso.

Tres escenarios

Las previsiones incluyen trabajar sobre tres escenarios posibles, que se fijaron de acuerdo con las características de almacenamiento y transporte en frío que demandan las opciones más firmes que comparte el Gobierno: de 2-8ºC para las vacunas de Oxford/AstraZeneca y Janssen, de -18ºC para la vacuna rusa Sputnik V y -70ºC para la vacuna de Pfizer y BioNTech que requerirá de ultrafreezers.

"Son tres planes que hay que tener armados para empezar a vacunar con el primer producto que ingrese", explica Antonieta Caire, directora de Epidemiología del Ministerio de Salud de Chaco.

En el norte, un desafío extra en el primer trimestre del año que viene será el calor extremo. "En los centros urbanos será más fácil porque los puntos de vacunación son cercanos, mientras que será más complejo los lugares con población más dispersa o el Impenetrable. Ahí contamos con los vacunadores que están muy acostumbrados a ir a buscar a los pacientes", agrega Caire.

En Córdoba, participarán del operativo los 1300 vacunadores con que ya cuenta la provincia, además de un refuerzo en miles, y aún por definir, que aportará la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba. Eso será clave para poder ampliar no solo el horario de los casi 800 vacunatorios disponibles, sino también la cantidad de puntos de aplicación. La prioridad la tendrán 1,2 de los 2,7 millones de mayores de 18 años estimados en ese distrito, de acuerdo con el ministro de Salud provincial, Diego Cardozo.

En esa primera etapa, también, Misiones planifica llegar a 250.000 mayores de 60, personal de salud y seguridad y docentes, seguidos de unas 200.000 personas de entre 18 y 59 años con comorbilidades. En Neuquén, en tanto, ese grupo inicial serían alrededor de 145.000 residentes. Río Negro tendría previsto que sean unos 240.000.

En Tierra del Fuego, el diagnóstico de situación para cada escenario arrancó hace 20 días. "Ahora, se está empezando a definir que deberíamos pensar en la vacuna con conservación a -18ºC en una primera instancia y, después, de entre 2 y 8ºC", indica Marina Goyogana, directora de Promoción de la Salud del Ministerio de Salud de Tierra del Fuego.

A las provincias más alejadas de Buenos Aires, las dosis llegarían en vuelos semanales, de Aerolíneas Argentinas o la Fuerza Aérea, y a medida que se vayan aplicando. A las más cercanas, irían por ruta.


El material descartable sería lo primero en distribuir. A territorio fueguino podría llegar por barco en siete días, de acuerdo con los planes que se están trazando con las autoridades del Hospital Naval y jefes de otras fuerzas. El 97% de la población fueguina vive en los municipios de Tolhuin, Ushuaia y Río Grande, que cuenta con más recursos. Hay 15 estancias en el interior provincial, pero todas de fácil acceso aun con nieve, de acuerdo con las campañas de vacunación para la influenza.

"Tenemos el padrón de población vulnerable por la vacuna antigripal. Haremos una búsqueda activa por grupos para asignar turnos programados apenas lleguen las dosis. En una primera etapa, serán unas 35.000 personas, que incluyen a los esenciales", anticipa Goyogana.

El operativo en todo el país estará a cargo de los vacunadores de sus programas de inmunizaciones, con un refuerzo de enfermeros de todos los subsistemas de salud que recibirán capacitación de manera virtual. Varias jurisdicciones ya decidieron que destinarán personal administrativo para la carga online de los datos en el Registro Federal de Vacunación Nominalizado (Nomivac). En parajes, áreas alejadas o sin conectividad, se prevé esa carga por celular.

"Hay mucha ansiedad. Es algo de lo que la población del país está pendiente", dice Caire. "Aún no se sabe si la vacuna es todo -aclara, con cautela, Goyogana-. Hay muchas respuestas que todavía no podremos dar ni siquiera el año que viene."

COMPARTIR: