Jueves 24 de Junio de 2021

  • 14º

DEPORTES

16 de mayo de 2020

La Bundesliga vuelve con todas las precauciones y un exigente protocolo de seguridad

Será el primer torneo importante que regresará a la actividad en plena pandemia de coronavirus, y para que ello se concrete la Liga Alemana de Fútbol hará cumplir un riguroso protocolo sanitario, con el fin de evitar posibles contagios.

La Bundesliga es el torneo nacional que más espectadores atrae a los estadios. Pero este sábado, cuando la pelota vuelva a rodar en medio de la pandemia de coronavirus, habrá una postal atípica: en las tribunas no se dejará ver ni uno de los casi 43.000 hinchas que las pueblan, en promedio, cada fin de semana. Las canchas serán moles de cemento en las que todos los presentes estarán numerados.

En el campo de juego y sus alrededores apenas habrá 98 personas , cada una con su función: 22 futbolistas titulares, 5 árbitros, 18 suplentes, 20 integrantes de los cuerpos técnicos, 4 alcanzapelotas, 3 trabajadores sanitarios, 4 médicos, 4 efectivos de seguridad, 3 fotógrafos y 15 operarios del VAR. En total, y contando el personal en las tribunas y los accesos, en cada partido habrá 322 personas.

Todos ellos deberán respetar a rajatabla un protocolo consensuado entre las autoridades de la Liga Alemana de Fútbol (DFL; agrupa a la Bundesliga y la Bundesliga 2, que también se reinicia este sábado) y los responsables médicos del país. Incluye la obligación de pasar por exámenes de coronavirus el día anterior al encuentro para todos los protagonistas del juego.

Y el mantenimiento de la distancia social de 1,5 metros en todo momento (incluso durante los calentamientos previos, los entretiempos y al final del partido) salvo durante la acción en sí. Los planteles llegarán a los estadios en micros desinfectados y deberán portar barbijos, que no podrán sacarse ni siquiera durante los 40 minutos habilitados para cambiarse.

La obligación de portar mascarilla incluye a los entrenadores. "Me enteré anoche de que tenía que usar una máscara facial", comentó Julian Nagelsmann, el director técnico de Leipzig y un prodigio de la liga (a los 32 años llevó a Hoffenheim a la Champions League). "Puedo sacármela para dar indicaciones, pero debo volver a ponérmela. Va a ser difícil de coordinar", agregó.

Nagelsmann, cuyo equipo marcha tercero a un punto del escolta, Dortmund, y a cinco del líder, Bayern, conoce las nuevas reglas para realizar su trabajo. En cambio, Heiko Herrlich, su colega de Augsburg (14º), las ignora: no podrá estar sentado en el banco de suplentes frente a Wolfsburg porque recibió una fecha de suspensión. ¿El motivo? Violó la cuarentena al salir del hotel de la concentración para... comprar pasta de dientes y crema para la piel.

Contratado el 10 de marzo pasado, iba a debutar oficialmente en el cargo este fin de semana, frente a los lobos . "Cometí un error", admitió. No podrá volver a compartir una concentración ni un campo de entrenamiento con sus futbolistas hasta tener un doble resultado negativo en los tests. Mirará este partido por televisión.

COMPARTIR: