Domingo 29 de Noviembre de 2020

POLITICA

9 de febrero de 2015

Puede haber definiciones sobre las elecciones en la provincia

El posible desdoblamiento electoral; la reforma de la legislación electoral provincial; una eventual gran interna del arco opositor. Son tres asuntos clave por resolver para las elecciones provinciales a seis meses de las PASO. El gobernador habría convocado a reunión urgente de su gabinete.

El posible desdoblamiento electoral; la reforma de la legislación electoral provincial; una eventual gran interna del arco opositor. Son tres asuntos clave por resolver para las elecciones provinciales de este año. Es decir, faltarán exactamente seis meses para las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) que se celebrarán en todo el país el 9 de agosto. En esa instancia, los partidos consultarán con la ciudadanía en general para la selección de sus candidatos a las elecciones generales, que tendrán lugar el domingo 25 de octubre. El precandidato más votado en agosto por afiliados y no afiliados a un partido será el que representará a esa fuerza política en octubre. 
Pues bien, hoy por hoy lo único que se puede afirmar con seguridad es que el 9 de agosto y el 25 de octubre los entrerrianos deberán ir a votar candidatos a presidente y legisladores nacionales. Si se confirma que las elecciones provinciales se realizan en simultáneo con las nacionales -como dijo en su momento la conducción del PJ que lidera el gobernador Sergio Urribarri- esos mismos días se podrá votar además cargos provinciales (gobernador y diputados provinciales), departamentales (senadores provinciales) y locales (intendentes y concejales). 
Pero esto es lo que hoy se pone en dudas, no ya desde la oposición, sino en las filas del propio oficialismo. Se especula con la posibilidad de que el Poder Ejecutivo provincial convoque a elecciones en forma separada de las nacionales, como ya han hecho otras provincias. 
Según han dicho dirigentes de la primera línea del oficialismo, se espera que la incertidumbre en este aspecto sea despejada por el gobernador Urribarri, ya de regreso de China, esta semana; a más tardar en el discurso ante la Asamblea Legislativa que dará el domingo 15 de febrero, para la apertura de sesiones ordinarias. 

Si no hay desdoblamiento electoral, los entrerrianos deberían ir a votar este año hasta en tres oportunidades: 1) a las PASO del 9 de agosto, 2) a las generales del 25 de octubre y 3) eventualmente a la segunda vuelta para la elección de presidente de la Nación. 
En cambio, si Entre Ríos se sumara al pelotón de las provincias que han decidido separar sus elecciones provinciales de las nacionales, los entrerrianos podrían ir a votar dos veces más, en total hasta cinco: 1) a las primarias provinciales (en fecha a determinar), 2) a las generales provinciales (en fecha a determinar), 3) a las PASO del 9 de agosto, 4) a las generales del 25 de octubre, y 5) al eventual balotaje presidencial. 
La última vez que Entre Ríos eligió gobernador en forma separada de presidente fue el 18 de marzo de 2007, cuando fue electo por primera vez Sergio Urribarri, con el aval del entonces gobernador Jorge Busti. En octubre de ese año, Cristina Fernández fue electa por primera vez presidenta de la Nación. 

Es otra de las asignaturas pendientes en la provincia. Fue anunciada por el gobernador Urribarri en la apertura de sesiones ordinarias el pasado 15 de febrero de 2014. Se espera que un año después el mandatario la ratifique, aunque nadie puede afirmar hoy cuál será su alcance. 
Desde el oficialismo siempre se planteó que la reforma a la tan cuestionada ley electoral provincial –la conocida con el nombre de Ley Castrillón- sería simplemente una adaptación de la legislación provincial a la nacional que regula las PASO. De este modo se evitarían algunas distorsiones del proceso electoral que se percibieron en las elecciones de 2011, cuando no todos los postulantes a gobernador se presentaron a las PASO, porque la legislación provincial no obliga a competir en internas al partido que presente lista única. 
Aquella vez, las elecciones provinciales fueron simultáneas con las nacionales y eso hizo que las diferencias en las respectivas legislaciones se notaran con claridad. Uno de los puntos más políticamente relevante de la reforma pendiente es la posibilidad de que se garantice por ley la representación de las minorías partidarias en las listas de candidatos. La otra alternativa es que se deje a consideración de cada partido. 

Si los dos asuntos pendientes anteriores (el posible desdoblamiento y la reforma política) dependen de la decisión del Ejecutivo y su mayoría en la Legislatura, el tercer gran tema por resolver del presente proceso electoral entrerriano depende de la coincidencia de muchos actores políticos: la posibilidad de que se arme un amplio frente opositor. 
Eso es lo que plantean algunos dirigentes de la UCR, del PRO y del Frente Renovador. Suponen que es posible que todos estos partidos de la oposición puedan ponerse de acuerdo en ser parte de una misma interna. 
¿Cómo funcionaría? Los dos o tres candidatos a gobernador del Frente Renovador, los dos o tres candidatos del radicalismo, los dos o tres candidatos a gobernador que eventualmente presente el PRO, todos se presentarían a las PASO provinciales para competir entre sí. Pero sólo pasaría a la elección general el precandidato más votado. 
Para mencionar sólo a los dirigentes partidarios que están de acuerdo con esta metodología, un ejemplo sería el siguiente: en la PASO provinciales competirían entre sí Atilio Benedetti (UCR), Alfredo de Ángeli (PRO), Adrián Fuertes (Frente Renovador) y Gustavo Zavallo (Frente Renovador). Sólo uno de ellos, el que saque más votos, se presentaría a la general en representación de todo ese arco político. El hipotético acuerdo supone una coincidencia programática que lo sustente. 
El ejemplo ayuda a entender la complejidad del asunto. Requiere, por caso, que la UCR apruebe en su congreso partidario compartir una propuesta electoral con quien ha sido su histórico adversario, el tres veces gobernador Jorge Busti, que acompaña en la fórmula a Zavallo. 
Pero además, la concreción de ese amplio frente no kirchnerista o incluso un mero acuerdo de la UCR con el PRO (sin el Frente Renovador), como en principio parecería más posible, implicaría la ruptura del Frente Amplio UNEN, que la UCR lanzó en Entre Ríos el 24 de julio, con el Partido Socialista y el GEN como miembros fundadores. 
La conducción del Partido Socialista, que postula para la gobernación al diputado Lisandro Viale ha sido terminante al negar cualquier posibilidad de confluir con el macrismo o el massismo. 
Pero la discusión atraviesa además al propio radicalismo. El otro postulante a la gobernación, Fabián Rogel, advirtió sobre la posibilidad de un quiebre en la UCR si se concreta el acuerdo que impulsa Benedetti. Y en una posición similar, a favor de mantener UNEN en su formación original, se encuentra el ex radical, Lucio Godoy, que se postula con el apoyo de un sector de la UCR. 

El gobernador Sergio Urribarri dará un discurso ante la Asamblea Legislativa el domingo 15 de febrero, para la apertura de sesiones ordinarias. Fuente: (El Diario).-

COMPARTIR:

Notas Relacionadas