Viernes 27 de Noviembre de 2020

REGIONALES

3 de septiembre de 2019

Gustavo Galeano de Sauce de Luna : Tizas, ruta y un grito de gol

Gustavo Galeano es delantero y juega en la primera división de Atlético Sauce de Luna, elenco que participa en la Liga Paraná Campaña. Pero detrás del deporte hay otra historia. Todos los días recorre a dedo 90 kilómetros para dar clases en dos escuelas primarias de La Paz

Ezequiel Re

Su vida laboral se inicia a las 5.20 de la mañana. Desde Sauce de Luna, su localidad, arranca el derrotero hasta La Paz. Este docente de 23 años, tiene que recorrer 90 kilómetros, habitualmente a dedo, para llegar a la ciudad del norte entrerriano donde ejerce como docente primario de la materia Tecnología. Divide su tiempo en la Escuela Nina Nº7 San Lorenzo y Escuela Nº5 Fernando Torres Vilchez. 

Pero de la tiza y el guardapolvo blanco, pasa a los botines y la pelota de fútbol. Si el cansancio no es tanto, cerca de las 19 se va a su club y entrena para poder disputar el domingo un partido por la Liga Paraná Campaña. Allí Atlético busca la clasificación y Gustavo sueña con sus goles y con el equipo consiguiendo el objetivo. Pero eso no es todo. Ese equipo, uno de los tantos amateurs del país, tiene entre sus filas a otros tres hermanos (son siete en total, cinco varones -Ricardo, Carlos, Pedro, Gustavo, y Gregorio- y dos mujeres -Yanina y Verónica-). 

Una historia simple para contar pero que nuclea la vocación docente desafiando la ruta y esos 90 kilómetros. Además, la pasión por el fútbol y especialmente el amor familiar que se traslada a una cancha y los hermana definitivamente. 

Vida y obra 

Gustavo Raúl Galeano empezó a jugar al fútbol en un equipo del barrio Avellaneda en Sauce de Luna llamado Los Pumitas. Bien se podría decir que era la formación de los “Galeano”. Es que cuenta que lo integraban “los cinco hermanos varones, todos jugábamos al fútbol”. Sus horas de fútbol de potrero lo compartió también con sus primos y agradece a sus padres porque “le inculcaron el deporte”. 

Allí estuvo hasta los 16 años cuando se sumó a Malvinas de Federal. Luego retornó a Atlético Sauce de Luna donde actuó en 2017. “No se nos dieron los resultados pero fue un lindo campeonato”, rememora. Ya 2018 fue distinto, es que el club no pudo ingresar al Torneo de la Liga Paraná Campaña de Fútbol y retornó a Malvinas de Federal. “Jugué todo el año, teníamos dos competencias, el torneo local y la Copa Entre Ríos. En el primero nos consagramos campeones con varios goles que pude anotar. Y en la Copa Entre Ríos quedamos afuera en semifinales. Enfrentamos a muy buenos equipos de toda la provincia”. 

Pero su derrotero deportivo lo llevó nuevamente a Atlético Sauce de Luna. “Se me dio esa oportunidad en 2019 y tengo la chance de jugar con todos mis hermanos. Somos cuatro, el arquero, un defensor que juega de cuatro, un volante central y yo que juego de volante o delantero, pero en Malvinas fui enganche también. Estoy contento de terminar un año futbolístico con ellos. El puesto que más me gusta es de delantero, puedo jugar más suelto, buscar los espacios y aprovechar mi velocidad ahí”. 

Vocación a dedo 

Pero la historia del Laucha (su apodo), tiene otro costado. La vocación por la docencia, que lo lleva por ejemplo a recorrer 90 kilómetros todos los días desde Sauce de Luna a La Paz para dar clases. “Me recibí hace dos años y comencé a trabajar rápidamente en La Paz. Son 90 kilómetros de ida y 90 kilómetros de vuelta. Los hago a dedo, mi horario es rotativo. Salgo a las 5.20 de la mañana y a veces llego a mi casa a las 18.30 o 19”. 

Cuenta que “por ahí se me dificulta los días de lluvia, de viento, de calor, o los de frío, que son complicados para hacer dedo. Por ahí tengo alumnos muy chicos de primer grado que no se dan cuenta de las distancias, pero después tengo alumnos de grados más alto que si se dan cuenta, que es muy lejos y saben del sacrificio mío para dar clases”. 

Galeano impone su actitud para superar escollos, especialmente en lo futbolístico. “Por ahí se me dificulta entrenar porque Sauce de Luna entrena a la siesta en algunos días y estoy dando clases. Puedo entrenar cuando las prácticas son a la noche. A veces llego muy cansado y directamente no voy”. 

Pero la ruta es parte de su paisaje diario. De su vida. Allí encuentra colegas y gente buena que le da un aventón. “Haciendo dedo siempre encontramos a otro maestro y nos ponemos a contar nuestras vivencias. Nos respetamos si hay uno adelante haciendo dedo. Si para un auto un poco más adelante preguntamos si hay un lugar más para otra persona. Siempre siendo buen compañero con los demás”. 

El resumen de vida lo menciona en unas simples palabras, pero de mucho valor: “El fútbol es mi pasión, hago lo que me gusta y con mis hermanos, ojalá podamos clasificar a la siguiente fase en la Liga Paraná Campaña. Y en la docencia me gustaría cumplir con mis metas seguir enseñando y que los alumnos puedan seguir aprendiendo”. 

La ficha

Nombre y apellido: Gustavo Raúl Galeano 
Fecha de nacimiento: 12 de diciembre de 1995
Lugar: Sauce de Luna
Edad: 23 años
Trayectoria futbolística: Los Pumitas de Barrio Avellaneda, Malvinas de Federal, Atlético Sauce de Luna. 
Puesto: volante o delantero. 

La frase 

“El jugador que más me ha gustado ver es Messi. Después me encanta la pegada de Riquelme. Me gusta mucho también cómo juega Gago”. 

El cariño y la humildad

Gustavo Galeano, futbolista y docente, deja sus últimas palabras del reportaje para quienes más aprecia. “A mis colegas docentes, a Sauce de Luna y alrededores y mi familia que me apoya en todo”.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas