16 de junio de 2019
El 5G, guerra entre imperios
El 5G producirá otra revolución en las comunicaciones, pero también en las relaciones entre las grandes potencias tecnológicas y en la vida de cada uno de nosotros: para bien según unos para mal según otros.

Y llegará de la mano de Huawei, la empresa china que parece haberse adelantado a sus competidores  norteamericanos, al punto que ha suscitado la reacción más impolítica que política de Donald Trump y sus  muchachos, que se han reaccionado con la ternura y la mesura a que nos tienen acostumbrados.

Sin embargo, por muchas que sean sus amenazas y peligrosas que sean sus medidas coercitivas, por espectaculares que sean sus movimientos dirigidos a meter miedo, Huawei, la China y sus aliados están determinados a resistir la embestida.  Al contrario, ven oportunidades donde sus rivales quieren mostrar  obstáculos; ven un bufón en vez de un león.

Lo bueno

El 5G   permitirá llamar por teléfono, escribir como hasta ahora pero  navegar por Internet muchísimo más rápido  mientras estemos conectados a más dispositivos que ahora.

El 5  G, la quinta generación en comunicaciones inalámbricas, hará posible  por ejemplo abrir un archivo en internet a  la misma velocidad que uno guardado en la computadora, o videos a  la velocidad de un pestañeo:   entre 10 y 20 veces más rápido que las conexiones actuales.

El 5 G llega para resolver el cuello de botella en las comunicaciones que existe actualmente en las grandes urbes, donde se suma  la actividad simultánea de millones de personas y también de cosas, desde que hay por ejemplo autos inteligentes conectados a la red.

El 5G permitirá descargar en un segundo un video que ahora tarda 15 segundos en bajar al móvil, porque en lugar de la velocidad de dos gigas por segundo actual, tendremos una de 20 gigas por segundo.

Un resumen, con algo de propaganda,   mientras el 4 G permite conectar personas entre ellas, el 5G permitirá conectar personas con todo lo que  las rodea, sean personas o cosas. Es decir, no se limita a la comunicaciones interpersonales sino salta al tránsito de vehículos, a la medicina, a las viviendas.

5 G significa “quinta generación”. Acá vino a parar por ahora el 1G que se inició en 1990, y que fue 2G cuando comenzaron los contactos entre celulares mediante mensajitos de texto. El  3 G permitió navegar por internet y el 4  G permitió lo mismo que antes, pero a más velocidad.

El 5G hará posible todo lo anterior a más velocidad y permitirá populizarse a muchos dispositivos que hoy no pueden hacerlo por falta de espacio.

Pero cuando llegue el 5 G será necesario cambiar los dispositivos actuales, que no lo soportan. Muchos se resistirán pero el peligro de quedar definitivamente a un costado del camino los hará aflojar.

El 5G implica costos de instalación que posiblemente dificulten la  llegada de la nueva tecnología a algunas zonas. Algo similar pasó con la fibra óptica, que se prometió liberalmente pero que en realidad no llegó a muchos sitios que la esperan todavía

La cuestión política en un  tema tan omnipresente toma la forma de guerra entre imperios. Desde que los chinos hicieron ver hasta dónde habían avanzado en 5 G, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, empezó a ver peligros de que los chinos espíen a los ciudadnos norteamericanos. Mussolini decía odiar a la gente memoriosa. Trump en sus huellas no tuvo memoria suficiente para recordar el contenido de las denuncias de Assange ni de Snowden, justamente de vigilancia indebida de los ciudadanos…por el gobierno de los Estados Unidos.

El blanco de Trump es la empresa china Hauwei, cuya vicepresidente fue apresada en Canadá hace tiempo, acusada de evadir la prohibición norteamericana de colaborar con Irán.

La empresaria está bajo arresto domiciliario. Su padre es el presidente de la empresa. Dijo que nada detendrá a Hauwei y que ya tienen un sistema operativo para sus teléfonos,  que usarán cuando sus proveedores norteamericanos dejen de suministrarle el que usa ahora.

Se burló de las acusaciones de estar robando información tecnológica de los EE. UU. ¿Si ellos no han desarrollado el sistema, qué vamos a robar? preguntó.

Pero Trump sigue presionando a sus socios para que renuncien a los servicios  y equipos que ofrece Haiwei, argumentando que la empresa podría dar mal uso a los datos que obtendrá.

El ruso Serguéi Terentiev, director de desarrollo tecnológico de la compañía NIITS, que instrumenta el 5G en Rusia, consideró que los argumentos de  Trump no tienen más fundamento que la competencia en el mercado  de las telecomunicaciones, donde varias empresas decisivas, empezando por Apple, han confesado que los chinos los han superado y ven amarillento el porvenir.

Terentiev dijo que la tecnología 5 G solo controla aspectos como la  identificación del usuario, su localización y la interceptación del tráfico.

Los datos de los usuarios se conservan en aplicaciones, pero el 5 G no es una aplicación, dijo Terentiev.

“La única perspectiva desde la cual la 5G puede afectar a la seguridad personal de los usuarios es por el hecho de que se integra cada vez más en nuestras vidas, y no solo en la telefonía móvil, sino en todos los dispositivos que usamos. Por lo cual, desde este punto de vista si ofrece un mayor control”, explicó.

Mientras  soporta las amenazas de Trump, Hauwei conquistó el mercado ruso, está dominando el chino y salió a Europa.

Lo malo

Cada novedad en telecomunicaciones, como el 5G, tiene asignada una frecuencia diferente, generalmente mayor  que la anterior. Por esta vía, el 5 G ha recibido para operar la frecuencia de 75 megaherzios. Es decir, una vibración electromagnética que oscila a razón de 75.000 millones de veces por segundo.

Esa frecuencia es, casualmente o no, la misma que una un nuevo  método de controlar multitudes, aplicándoles mediante un cañón en un camión de policía un haz de microondas capaz de provocarles la sensación de que los están quemando vivos.

El 5 G tiene entonces la misma frecuencia que las armas no letales electromagnéticas, que operan sobre microcanales que tenemos en las glándulas sudoríparas.

Los efectos del 5 G entonces, podrían tener un efecto no querido, actuando sobre nosotros   por así decir metiéndose dentro de nuestra piel  y quizá también en nuestro ojos.

El control de la población avanza,  ya sea mediante descargas eléctricas de 10.000 voltios por pistolas q que acaba de incorporar el gobierno argentino al arsenal de la policía,  ya sea mediante el  uso de microondas.

Puede ser casualidad que el 5  G tenga la misma frecuencia que las microondas policiales, o puede ser una coincidencia  buscada y querida por los que tienen interés en controlar  una población cada vez más descontenta, aunque pasiva.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
74.86
79.86

 

 

HORÓSCOPO

 
Virgo
VIRGO (del 24 de agosto al 23 de septiembre)

Te tomará trabajo lograr discernir y delimitar tus sentimientos hacia tu pareja, pero encontrarás en ti las respuestas hoy. Te sorprenderán las proezas que serás capaz de desarrollar durante la jornada de hoy. Grandes adelantos en la conquista. No todos los días se puede tener un rendimiento optimo en el trabajo. Recuerda esto para no entrar en la desesperación.Sugerencia: Aprende a escuchar las sugerencias de tu más allegados. No las descartes simplemente porque a simple vista no son correctas. Dales una oportunidad.

 

NUESTROS OYENTES

   

LO MAS LEIDO DEL MES

 
Confirmaron 22 casos de Covid 19 en Federal
Un hombre habría perdido la vida accidentalmente en un establecimiento rural
Se registraron 265 nuevos casos de coronavirus en Entre Ríos: 158 en Paraná y un positivo nuevo en Federal
Accidente en la madrugada del domingo
IFE de Anses: Últimos días para actualizar los datos
 

BOLETÍN DE NOTICIAS

 
 


www.fmcienfederal.com.ar - © 2018 - Todos los derechos reservados

  • Desarrollado por
  • Clix.studio

RadiosNet