Hoy es domingo 8 de diciembre de 2019 y son las 00:17 hs. ULTIMOS TITULOS: Lanús-Racing: una complicada visita de la Academia en el cierre del fútbol del sábado / Mascherano en Estudiantes: el guerrero al que lo ilusiona volver al "barro" del fútbol argentino / Atlético Tucumán y Newell's firmaron un partidazo: un gol de costa a costa, un cruce "de boxeo" y un final con suspenso / Talleres y Unión no escapan de la irregularidad: un empate sin goles con un puñado de buenas intenciones / Alberto Fernández no quiere crear otro Julio De Vido y dividió el mundo de la obra pública / Mauricio Macri se despidió ante miles de personas en Plaza de Mayo: "Vamos a defender las cosas que hemos logrado" / La emoción de Juliana Awada en el acto de despedida de Mauricio Macri en Plaza de Mayo / Abierto de Palermo: director ténico, la función que terminó imponiéndose en la elite del polo / A Huracán le sigue costando hacer goles y Arsenal lo venció 2-0 de contraataque / En andas: así terminó Mauricio Macri su acto de despedida / La Dolfina: 20 años, 19 finales en el Abierto de Palermo y 100 partidos con los cuatro fantásticos / Barcelona-Mallorca: Messi recupera terreno y Suárez marca de taco en un partido sin equivalencias en el Camp Nou / 7D. Agredieron al cronista de C5N: "Tomátelas" / El golazo de taco Luis Suárez en el triunfo de Barcelona ante Mallorca: un lujo que sorprendió a todos / La historia del gorila de Florencio Varela que fue a despedir a Mauricio Macri a la Plaza de Mayo / Minnesota Timberwolves y una derrota increíble: marcaron una falta técnica porque Jordan Bell tenía la camiseta fuera del pantalón / Taylor Swift es, otra vez, la artista con más ganancias en los Estados Unidos / "¡Traidor!": el mensaje para los diputados de Macri que se pasaron al kirchnerismo / Susana Giménez, sobre el bozal legal de Diego Maradona: ¡Una cautelar otra vez! ¡Qué amoroso! / Romina Gaetani, sobre Juan Darthés: "Quiso hacer conmigo una movida sucia" /

21 de abril de 2019
El análisis de la campaña y de lo que falta, desde la mirada del bordetismo
Detalles. Desde los reproches al secretario de la Gobernación hasta las encuestas que parecían exageradas. El entendimiento con Cristina, las encuestas, el rol de Kueider y otros elementos que marcaron situaciones previas al aplastante triunfo del 14

En las elecciones generales del 23 de octubre de 2017 el peronismo estuvo 124.357 votos debajo de Cambiemos; y en la comparación de los caudales de las PASO del domingo pasado, superó a Cambiemos por 165.842 votos. La recuperación, así vista, fue de algo más de 290.000 votos. Cómo se ve el proceso desde el laboratorio de Bordet, es parte de lo que intenta contar esta nota. El teléfono de Edgardo Kueider está dulce. Tiene centenares de WhatsApp elogiosos, donde le dicen genio, maestro y figura. Lo llamativo es que son de algunos de los que antes lo tildaban de improvisado y malintencionado. Posiblemente no sea ni lo uno ni lo otro, pero esa contradicción marca un poco la nueva situación política provincial. La figura Bordet siempre tuvo amplios niveles de aprobación, pese a lo cual le tocó pasar por la peor derrota que se recuerde en el peronismo entrerriano, y hoy su conducción tiene la solidez que dan las victorias apabullantes. 


En el barro 

Se sabe que el gobernador delega tareas del armado electoral en el secretario general de la Gobernación. Kueider tiene que decir más veces que no, que decir que sí. Ese rol lo convirtió lógicamente en objeto de críticas porque, también lógicamente, siempre será más fácil cargar las tintas sobre él, o sobre quien cumpla ese rol, que criticar al gobernador. Durante la campaña esta fue una situación frecuente. Muchos casos estuvieron relacionados con los armados territoriales y especialmente con la conformación de la lista de diputados, para la cual los postulantes quintuplicaban fácilmente a los lugares disponibles. Sobran los ejemplos. El armado electoral del Departamento La Paz, por citar un caso, dejó afuera de los cargos electivos al actual senador por el Departamento, Aldo Ballestena. Además la promesa de Bordet de no llevar candidatos con causas judiciales reforzó esa decisión. Previsiblemente el malestar del actual senador con el funcionario provincial trascendió y fue parte de las situaciones ríspidas que tuvo que sortear el "armador". No fue el único caso, hubo decenas. Varios se quejaron de la falta de respuesta de Kueider, o de que muchas veces esas respuestas no tenían la celeridad esperada. Dirigentes que no encajaron en el armado y que querían llegar a Bordet directamente con su planteo se encargaron durante mucho tiempo de mantener los corrillos donde las críticas eran más que duras para el exconcejal de Concordia. Porque no atendió a alguno, o porque lo atendió pero dilató la respuesta, o simplemente porque dijo no, siempre con el poder de decisión que le transmitió su jefe. Hubo críticas, aún en los casos en que la dilación era para permitir, posteriormente y ya dadas las condiciones, acceder al planteo de tal o cual dirigente. Para algunos hubo Día D, aunque antes de eso le llovieron las críticas. Y para los que el Día D no llegó, la gran mayoría de las veces la furia se enfocó en Kueider. Bordet es el gran elector entrerriano y no resulta inteligente predisponerse mal con él. 

El máximo estrés 

Podría pensarse que como la victoria del frente justicialista era previsible, el proceso anterior pudo ser sencillo, pero esa apreciación generalmente resulta errónea. Cuando el candidato percibe que va a ganar, cuando tiene las encuestas que le dan bien, generalmente ya superó el punto de mayor estrés electoral, que es el cierre de listas. En el caso de la presente elección, para el bordetismo ese momento arrancó bastante antes del cierre de las listas, en la negociación con el kirchnerismo. Después del cierre hubo un tiempo breve en que se recrudeció el reproche por parte de algunos de los que no ingresaron en esas listas, pero rápidamente se está en campaña. En diálogo con UNO, Kueider dio algunas definiciones al respecto. "Llegar como llegamos al domingo de la elección no obedece al trabajo de campaña específica de Bordet. Vos no le vas a hacer la campaña a un dirigente que ya está en ejercicio del gobierno. Salvo que sea alguien que venga muy de atrás, que no es este caso, y entonces tenga que salir a hacer unas promesas bárbaras. Para Bordet su gestión es la campaña", indicó . Kueider entiende que muchas cuestiones se definen antes y recuerda la reelección del actual gobernador como intendente de Concordia en 2011. "Si me preguntás, cuando ganamos en 2011, previo a eso no hicimos nada distinto. Teníamos ganada la elección y las encuestas en Concordia nos daban números superiores al 60%. Muchos decían 'ya ganamos, para qué vamos a andar en los barrios haciendo todavía más compromisos que los que ya tenemos para cumplir'. Pero caminamos y ganamos por el 71%, y en el Concejo Deliberante metimos todos menos un concejal. ¿Para meter un concejal más? No. Hicimos la elección más importante de la provincia. Y si no hubiéramos hecho eso, quedaba como que habíamos ganado por ir colgados del saco de (Sergio) Urribarri y de Cristina (Fernández). De ahí Bordet ya quedó posicionado para 2015". A la consulta sobre las virtudes comunicacionales del mandatario Bordet, Kueider respondió: "Hay activos del gobernador como la transparencia, que es una definición personal; o decisiones como no sobreactuar su personalidad. Algunos nos criticaban en su momento, diciendo que a Bordet se lo veía tibio, que no tenía imagen de conductor y reclamaban más firmeza. Él tiene su estilo y es el que la gente conoce. Nosotros desde la comunicación podríamos inventar un perfil o un rol más agresivo, pero después la gente lo ve en la calle caminando, tranquilo, que charla con los vecinos y los escucha, y se va a preguntar. ¿Este es Bordet?". "En la comunicación siempre fuimos en línea con su personalidad, con lo que él es. Y la gente lo conoce como es. Es de carácter fuerte, pero no sobreactúa nada. Que la gente sepa que no es un recurso de marketing, sino que él es así, siempre ayuda. Incluso para aquel al que no le gusta Bordet, porque ya sabe que realmente es así. Es una imagen que te condiciona políticamente. No es casual que tenga un 60% de imagen positiva, y que además se sepa que la tiene", precisó.

También se admite que el oficialismo provincial debió transitar un estrecho sendero, con una línea discursiva acotada, ya que el miércoles antes de las elecciones habían tenido que recurrir al gobierno nacional a solicitar un adelanto económico, y el lunes después de los comicios debían volver a pedir esa asistencia al macrismo. Hubo que transitar por el medio, cuidándose de no quedar pegado al oficialismo nacional, tanto como de no ir hacia las posturas del kirchnerismo. Kueider cree que las PASO de 2017, en las que Cambiemos ganó la provincia por un 5% de los votos aproximadamente, pudo haberlas ganado el justicialismo con un poco más de compromiso. En la elección general Cambiemos fue una avalancha tal que parecía que Mauricio Macri ya tenía garantizada su reelección, y varios dirigentes de esa fuerza se probaban el traje de gobernador. Allí hubo un quiebre dentro del peronismo, porque tras esa derrota se intensificó la crítica a Bordet desde sectores kirchneristas. "A principios del año pasado sali mos a dar fuertemente el debate en varios lugares de la provincia, ya sea Gualeguay, Gualeguaychú o Concepción del Uruguay. Dimos el debate y dimos todas la respuestas. A algunos les habrán gustado más y a otros menos, pero las dimos. Y eso apaciguó muchísimo la situación", recordó Kueider.

 
 

Para el armador del bordetismo no es sencillo decir si eso permitió el acuerdo electoral de este año con esos sectores, pero está convencido de que facilitó las cosas. "En esos encuentros planteamos dos cosas. Ante la pregunta de cuál era la estrategia, respondimos que darle al peronismo la posibilidad de ser opción en 2019, y solo Bordet podía dar esa alternativa. ¿Qué tenía que hacer Bordet? Ir a la plaza a putearlo a Macri y que nos corten los grifos, o priorizar la gestión. Yo les decía que muchos de los compañeros que estaban ahí pidiendo enfrentar más duramente a Macri iban a ser los primeros en ir a la Casa de Gobierno a reclamarnos cuando no pudiéramos pagar los sueldos. Acto seguido Cambiemos iba a decir: 'Se robaron todo y ahora no pueden gobernar', y automáticamente el peronismo dejaba de ser opción electoral. Y a partir de ahí, agradecé si terminás el mandato", explicó el funcionario . "Macri nunca nos dio nada. Nos adelantó en todo caso plata nuestra o nos autorizaba un crédito. Pero Macri necesitaba gobernabilidad y Bordet le pedía herramientas que le permitieran gobernar. Nosotros tuvimos las mismas herramientas que el gobierno nacional y el resultado es muy diferente", agregó. "El gobierno nacional tuvo endeudamiento y el resultado está a la vista. Bordet lo usó para reestructurar la deuda, que se estaba pagando a tasas del 40%, y las llevó al 9%. En paralelo tomó medidas de austeridad y ordenamiento que le permitieron poner en caja la provincia. Esa era la estrategia, y hoy se ve el resultado", enfatizó 



La imagen alta 

Los niveles de imagen del mandatario estuvieron siempre altos, y siempre se habló de ellos. La oposición generalmente los reconoció y aún en sus caídas, nunca perforó el piso del 54% de aprobación. Fueron dos momentos; el conflicto docente y con el apoyo al macrismo para votar la reforma de la ley previsional. Incluso al momento de la derrota electoral del justicialismo en 2017, Bordet tenía un nivel de imagen positiva del 59% o el 60%; y a la semana siguiente de esa derrota, esa imagen había subido aún más. "El político en gestión suele ir en ascenso y de repente baja. Si te ponés a verlo, baja en los procesos electorales o situaciones puntuales. Creemos que es porque son momentos de mayor fricción, porque la gente escucha denuncias o hay sobreexposición de candidatos. Esto ocurre con los políticos en general, pero Bordet fue la excepción en 2017. Tendría que haber bajado al 40%, pero subió. ¿Qué te dice esto? Que para la gente Bordet estuvo totalmente ajeno a esa elección. No hay otra explicación lógica", indicó Kueider. En el bordetismo se sostiene que en aquella oportunidad hubo una actitud especulativa y de poco compromiso de un sector de la dirigencia justicialista, con algunos sectores que incluso imaginaban un escenario positivo para ellos en base al debilitamiento de la figura del gobernador. En ciudades de clara relevancia, el comando electoral se conformó tres días antes de la elección. Además, Bordet no era candidato y la elección estuvo nacionalizada.

 



Cristina lo vio 

"Cristina vio la necesidad de la unidad hace rato. Ella mandó una directiva nacional por junio o julio del año pasado, para armar Unidad Ciudadana en varias provincias, entre ellas Entre Ríos. Indicó que donde gobernaba el peronismo no había que complicar a los gobernadores. Yo sabía que esa era la línea de Cristina, porque tengo amigos allá; pero acá lo que llegó fue la primera parte: 'Cristina mandó a armar, entonces yo soy candidato'. Y como mucha gente no llegó a conocer esa instrucción de Cristina, compró la jugada. Eso llevó a estos sectores a confrontar más con Bordet, con el ánimo de posicionar a algunos dirigentes en la provincia", describió Kueider. Y agregó: "Por eso se empezó a trabajar desde junio para que Bordet y Cristina tengan un canal de comunicación, no digo acordar, sino un canal de comunicación sin esos intermediarios interesados.
 
Cuando ese canal no existía, la relación dependía de lo que comunicaban los interlocutores locales hacia arriba y lo que 'descomunicaban' hacia abajo", explicó. Esa situación se resolvió en la mesa de discusión que se dio entre diciembre y enero, y posibilitó el acuerdo político de unidad. Kueider sostuvo que no solo no intervinieron los interlocutores locales, sino que no sabían del entendimiento hasta bien avanzado el diálogo; y recién se enteraron cuando Cristina se los comunicó. No hubo reunión por ese tema con Urribarri ni con Julio Solanas, aseguró. Las encuestas Antes del acuerdo de unidad provincial, el oficialismo provincial manejaba encuestas que le daban ganador a Bordet por entre ocho y 10 puntos porcentuales sobre Atilio Benedetti, siempre en la comparación de los caudales electorales de cada sector. En ese momento, cercano al acuerdo, este escenario implicaba ganar por 12 puntos, es decir que no se vislumbraba un traslado automático del caudal electoral del kirchnerismo, que según algunas encuestas estaba entre el 13% y el 14%.
 
El bordetismo estimaba aún más importante que sumar esos puntos, que se terminara la confrontación interna, lo cual solamente podía ocurrir con el apoyo de Cristina. Poco después del acuerdo, la ventaja sobre Benedetti era 9 puntos, porque el candidato de Cambiemos también creció en esas mediciones, aproximadamente un 5%. Dos o tres semanas después, ya asentado el acuerdo del peronismo, Bordet volvió a tener una luz de 10 puntos porcentuales y Benedetti quedó en los mismos valores, cercanos a los que finalmente obtuvo en las PASO. Esos 10 puntos fueron la hipótesis del trabajo de campaña. Con el peronismo armonizado, Bordet recorrió la provincia acompañado por todos los sectores y consolidó su liderazgo. En la recta final hacia las elecciones, las encuestas nacionales sostenían que existía una ventaja de 10 puntos a favor del precandidato peronista a gobernador. Eran sondeos hechos sobre una gran cantidad de gente, vía telefónica, por computadoras que formulan el cuestionario. Un par de semanas antes de las elecciones las mismas empresas verificaron que, sobre muestras más chicas, la diferencia se estiraba a 15 puntos, cuando quien hacía las preguntas vía telefónica era una persona, no una máquina. En paralelo empezaron a aparecer encuestas de timbreo, cara a cara, realizadas por empresas locales, que daban una ventaja de 20 puntos o más al justicialismo. Estas últimas encuestas, que fueron las más cercanas al resultado final, incluso fueron consideradas demasiado optimistas y no se tuvieron en cuenta. Un caso llamativo ocurrió en la ciudad de Diamante, donde la diferencia se estiraba a 30 puntos y el comando provincial optó por no darle ese resultado ni siquiera a los candidatos locales. La diferencia final fue de esa magnitud.
 
¿Puede tener Bordet aún más votos en la general? 
Un dato novedoso de esta elección era el arrastre. No había antecedentes sobre cómo se daba en elecciones desdobladas, y el oficialismo mostraba más discrepancias que Cambiemos a la hora de evaluar la situación. Hubo casos como Chajarí, donde el intendente Pedro Galimberti (Cambiemos) orilló el 65% de los votos, y arrastró hacia arriba a Benedetti; y otras ciudades, como Crespo, donde el intendente Darío Schneider ganó, pero el arrastre no alcanzó para evitar el triunfo de Bordet. modidad, y que se imaginan gobernando con Bordet en la provincia, podrían seguir ese camino. Otro tanto ocurre con los presidentes municipales del vecinalismo, que en las PASO no tuvieron participación en lo provincial; y para quienes ahora sería prudente que Bordet gane en su territorio. Hay algunas dudas respecto de cómo se saldan las internas. Tal vez la más evidente es la relacionada a la conducta de los votantes del precandidato a intendente de Concordia Agustín Asueta respecto del intendente, Enrique Cresto. Pero para soldar diferencias internas el justicialismo cuenta con el estimulante sabor de la victoria, que es lo que hoy parece garantizar Bordet. Hoy ese arrastre de los intendentes de Cambiemos está en duda. Algunos de los que ganaron ajustadamente en las PASO, en varios casos sobre tres o cuatro candidatos peronistas, tienen que enfrentar ahora al peronismo unido y Benedetti resulta un lastre electoral. Para ellos la cuestión es más complicada y desentenderse de la campaña provincial podría ser la alternativa que elijan para tratar de consolidar sus chances. Ejemplos son las ciudades de Federación o La Paz. Incluso aquellos intendentes de Cambiemos que ganaron con comodidad


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








ENCUESTA

 
¿Cuál es el primer problema que debe solucionar el próximo Presidente?

Inflación

28,57%

Dólar

3,57%

Inseguridad

7,14%

Salarios

10,71%

Desempleo

10,71%

Pobreza

39,29%

       
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
57.94
62.94

 

 

HORÓSCOPO

 
Escorpio
ESCORPIO (del 24 de octubre al 22 de noviembre)

Fíjate bien en lo que haces y dices hoy, hay alguien que está esperando a que cometas un error. Te tenderán muchas trampas. Fortalecerás tus vínculos afectivos. Panorama muy bueno en la convivencia ya que te mostrarás más protector y cálido. Conéctate con personas influyentes, porque te darán acceso a fama y dinero. Utiliza tu habilidad para el diálogo inteligente.Sugerencia: Quieres hacerlo todo y crees que puedes, pero eres humano y no súper humano. Aunque tengas mil ideas, hay límites reales y concretos.

 

NUESTROS OYENTES

   

LO MAS LEIDO DEL MES

 
Detenido por delito de abigeato un funcionario policial de Federal y su hermano de Sauce de Luna
Se dispuso prisión preventiva para funcionario policial y hermano por el delito de abigeato
Arsenal Homenajeó a Daniel "La Chancha" Lencina
Hallazgo de restos humanos óseos y vestimentas en C.Bernardi
Operativos policiales generales de control
 

RadiosNet