Lunes 1 de Marzo de 2021

ACTUALIDAD

12 de diciembre de 2018

Llegan las fiestas: Cómo resguardar a los animales de la pirotecnia

Con las celebraciones de fin de año, un problema que se repite todos los años es el uso de pirotecnia, ya que afecta muchísimo a los animales, especialmente a los perros. Se trata de una fobia a los ruidos, por lo que hay que protegerlos. Si bien Paraná fue declarada “ciudad libre de pirotecnia”, algunos productos que siguen permitiéndose, pueden tener resultados negativos en las mascotas debido a la sensibilidad de estas, por lo que las medidas de seguridad deben tenerse en cuenta de todas maneras,

En ese sentido, no debemos dejarlos afuera y lo mejor es colocarles algodón en los oídos y suministrarles tranquilizantes, bajo control médico. Otras recomendaciones en esta nota de AIM.

La patología que sufren los animales, especialmente los perros, por truenos, sirenas o explosiones, se denomina fobia a los ruidos y constituye un verdadero trastorno de ansiedad, que afecta a los canes después del año y medio, y se agrava con el tiempo. Consiste en una hipersensibilidad.

El animal busca irse del lugar; tal es así que se producen accidentes, porque que quieren entrar por rejas o vidrios, incluso se extravían. Es un tema muy complejo y no existe un tratamiento específico. Lo único que hacemos es usar ansiolíticos o tranquilizantes. Además, para proteger el conducto auditivo del animal utilizamos algodón, porque baja el 50 por ciento de la sensibilidad.

De todos modos, debemos entender que la medicación no es un antídoto, ya que lo que hace es tranquilizar al animal para que no reaccione de la misma manera pero, sin embargo, sufre igual.

Los tranquilizantes tienen que ser suministrados bajo control veterinario, porque es de alto riesgo para animales viejos o con patologías cardiológicas. Por eso, es necesario hacer chequeos y no usarlos en el momento exacto de las fiestas, sino empezar unos días antes con dosis mínimas y aumentar hasta el máximo cuando llegue la fecha. También hay que tener precaución de no dejar al animal afuera y aislarlo con música, para protegerlo lo que más se pueda.

Consejos de los proteccionistas

Todo evento o fiesta que implique muchos fuegos artificiales, música y mucho movimiento de gente, significa un problema para los perros. Por ello, proteccionistas de animales de Paraná piden la colaboración de los vecinos y que si ven un perro de la calle lo entre a su garage, lo tenga detrás de sus rejas –si es que tiene-, lo lleve a su patio, le preste una cucha en su casa, o cualquier cosa que le pueda dar seguridad y así evitar que se asusten, anden por cualquier lado desprotegidos y con posibilidades de terminar estresados, asustados o lastimados.

Un plato de comida, una manta y agua, basta para que los perritos se sientan cómodos una noche y una vez que todo termine se los puede soltar y ello se irán tranquilos.

Con esto, aseguran que se evitarán accidentes lamentables y el sufrimiento de estos animales.

Más consejos

¿Cómo actuar ante el temor de las mascotas por la pirotecnia? Proteger los oídos de las mascotas con tapones de algodón que reduzcan los ruidos.

Facilitarle un lugar aislado de los ruidos para que pueda refugiarse y de esta manera pueda estar más tranquila y en un lugar conocido por ella.

Jamás dejar a su perro o mascota atado, ya que el pánico y el terror que le produce la pirotecnia, provoca que el mismo se ahorque o desnuque con su propia correa o cadena.

Crear ruidos de fondo para enmascarar los estallidos: puede ser música, la televisión o la charla de los demás integrantes de la familia.

Si las mascotas estarán solas en la casa el día de los festejos, asegurarse de que no tengan acceso a patios y balcones, ni que puedan salir por ventanas, ya que en un estado de alteración pueden arrojarse al vacío.

Asegúrese de dejarle agua, un juguete o algo para morder. No usar jaulas, a menos que el animal se sienta cómodo en ellas, porque podría intentar escapar por todos los medios llegando a destruir el lugar y quizás lastimándose. Además, podríamos estar sumándole otro factor estresante como es el sentirse encerrado.

En los casos que sea necesario, utilizar una medicación para tranquilizarlo. El tratamiento debe estar en manos de un médico veterinario que le indicara la dosis adecuada.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas