Martes 20 de Abril de 2021

GENTE

8 de diciembre de 2018

De dónde viene la tradición de armar el "arbolito" de Navidad

Todos los 8 de diciembre, las familias argentinas decoran sus casas para recibir la Navidad.

Si bien el árbol de Navidad está íntimamente relacionado con una festividad cristiana, nadie olvida que tiene raíces paganas. Una de ellas, y quizá la que más influyó en los creyentes, proviene de los celtas, quienes al comenzar el solsticio de invierno solían adornar un roble, su árbol sagrado, para asegurarse el regreso del Sol.

 

También los romanos decoraban sus árboles durante cada una de sus celebraciones, costumbre que luego se extendió al norte de Europa. Es por eso que, en general, en Navidad se adornan pinos o abetos, típicos de clima frío, con algodón o guirnaldas plateadas que simulan nieve.

 

La tradición de armar el árbol de Navidad el 8 de diciembre es seguida por las familias argentinas desde hace cerca de 200 años. De Gran Bretaña cruzó a los Estados Unidos, y de allí a América Latina. 

 

En la Argentina se armó por primera vez en 1807. En diciembre de ese año un irlandés, que deseaba recordar las costumbres de su país, decoró un pino en una plaza pública, según publicó el sitio web Última Hora.

El árbol aquí funcionó como una representación del amor de Dios y la vida eterna. La forma triangular simbolizaba a la Santísima Trinidad, y las bolas de colores que se cuelgan en sus ramas conjugan la familiar imagen de la manzana prohibida que desencadenó la expulsión de Adán y Eva del paraíso. Las luces blancas o de colores, un adorno casi indispensable, representan las velas y la unión entre familias.

También se dice que Martín Lutero, uno de los padres de la reforma, fue el artífice de la instauración del árbol de Navidad como tradición. Hacia 1500 buscó reproducir una escena en su vida diaria. Caminaba en un bosque y se asombró por cómo el brillo de las estrellas resplandecía en los árboles. A tal punto fue su fascinación que cortó una de las ramas y la atesoró en su casa.

Pero las teorías no acaban con Lutero. El 8 de diciembre de 1854, el papa Pío IX advirtió que, al momento de nacer la virgen María, fue preservada del pecado original. Por ese motivo, la fecha fue proclamada como el Día de la Virgen Inmaculada Concepción, que coincide con el armado del árbol navideño.

COMPARTIR: