Viernes 4 de Diciembre de 2020

POLITICA

26 de septiembre de 2018

Tras el acuerdo con el FMI y la renuncia de Caputo, ¿qué pasará con el dólar?

El plan del FMI para Argentina es que, con las divisas que le presta el organismo, el Banco Central no haga nada salvo conservarlas y garantizar el repago de la deuda y los intereses, lo que se supone que hace descender el riesgo país.

Aseguran que la renuncia de Luis Caputo al Banco Central dejará secuelas económicas. El economista había elegido afrontar el desafío de lograr la estabilidad del dólar con una receta parecida a la de su antecesor Federico Sturzenegger: vendiendo dólares de las reservas cada vez que era necesario. La diferencia era que, mientras Sturzenegger edificaba 'paredes' infranqueables de u$s 5.000 millones, Caputo lo hacía con ventas menores, y buscando siempre sacarle provecho a esos desembolsos. Sin embargo, ambos mecanismos eran rechazados por el FMI, para quien la posibilidad de vender dólares para frenar la escalada del tipo de cambio no estaba en los planes. 

El plan del FMI para Argentina es que, con las divisas que le presta el organismo, el Banco Central no haga nada salvo conservarlas y garantizar el repago de la deuda y los intereses, lo que se supone que hace descender el riesgo país, y, a la larga, habilita al Gobierno para volver a buscar fondos en los mercados financieros internacionales. El corto plazo, lo inmediato, lo urgente, no forma parte de la negociación: el dólar puede subir hasta el cielo y eso, en principio, no es un problema que gravite con fuerza a los ojos del FMI, si bien, por experiencia, cualquier persona con algo de formación política sabe que ese mecanismo es inviable, no sólo porque genera inflación, pobreza y recesión, sino porque las tensiones sociales suelen aparecer mucho más rápido.

Según el diario Ámbito Financiero, entre las secuelas económicas, es probable que a partir de ahora el FMI vuelva a proponer una "flotación" del dólar, a la que el Gobierno podría sumarle algún parámetro de amplias bandas cambiarias con la improbable finalidad de darle certidumbre a la economía sobre el grado de devaluación esperado. En la traducción, se volvería al sistema que trajo tanta inestabilidad, con tasas de interés "peleando" por captar capitales golondrina, encarecimiento del crédito, profundización de la recesión económica y daño en la generación de puestos de trabajo y en la calidad (precarización) del tejido laboral. El impacto inflacionario también será mayor, sólo atenuado por el grado de absorción de la rentabilidad de las empresas, que en gran medida deberán resignar el traslado a precios porque de otra forma no podrán sostener niveles mínimos de actividad.

En definitiva, el FMI le dice a la Argentina que en esta crisis, lo central es que no le falten dólares para convencer a los mercados y que baje la percepción de riesgo, con lo que la Argentina podrá volver a los mercados a seguir endeudándose, en lugar de hacerlo con el Fondo. Para ese objetivo, Caputo parecía ser un impedimento, conocedor que la mecánica que se había puesto en marcha había logrado bajar la inestabilidad por algunas horas, pero a fuerza de vender reservas, hacer contratos de dólar futuro y mantener la tasa de interés en niveles escalofriantes y prometiendo pagar en dólares ingentes sumas de intereses.

Fuente: Ámbito Financiero

COMPARTIR:

Notas Relacionadas