Miércoles 27 de Enero de 2021

PROVINCIALES

5 de septiembre de 2014

MOTOENCUENTRO DE DIAMANTE: Desde Santa Cruz al Motoencuentro

Dos parejas de moteros de Santa Cruz recorrieron más de 2.000 kilómetros para llegar a La Meca de los motoencuentros, Diamante, la ciudad entrerriana que es centro de atracción de los motoqueros nacionales y de la región del mercosur. Se destaca de la organización que no se permite el "corte de llave" reservandose el derecho de admisión y esta medida ha sido destacada por la gran cantidad de motoqueros que ya ingresaron.

Daniel Mediabilla y Nancy Sandobal partieron desde Las Heras y recorrieron más de 2.600 kilómetros. En Santa Fe retiraron de la concesionaria una Honda Twister 250 para realizar el último tramo del viaje. “En realidad estamos recorriendo Argentina en motocicleta, y solo nos resta visitar Formosa, Chaco, La Rioja, Tucumán, Salta y Mendoza”, relatan. “Viajamos solos, nos gusta recorrer largas distancias en moto y disfrutamos mucho de diamante, nos encanta”, remataron.   Padre e hijo Fabián (padre) y David (hijo) recorrieron unos 2.200 kilómetros para llegar a Diamante. “Salimos desde Santa Cruz y vinimos por Río Cuarto, así que ahí sumamos unos kilómetros más”, dicen. Fabián aclara que ya conoce el Motoencuentro Internacional de Diamante. “Vine tres o cuatro veces pero con otras motos, con amigos, en esta oportunidad vine con mi hijo”, aclara. Los santacruceños llegaron al motoencuentro más grande de Latinoamérica en una BMW 1.150 GS modelo 2000 y en una Transalp 1995. “En moto viajar es muy placentero aunque cuando salimos sufrimos por el viento y después por la lluvia, desde Puerto Madryn hasta acá”, relata Fabián. El motoviajero asegura recorrer muchos encuentros, por lo que conoce gente de Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe. “Los encuentro acá, acá encuentro a todos esos amigos”, resume. David opina que el encuentro de Diamante, al cual asiste por primera vez es grande, enorme. “Por lo que nos comentan falta ingresar mucha gente todavía. Está muy bien organizado y vemos mucha seguridad, eso está bueno”, dice. Su padre comenta que la última vez que vino fue en 2008. “Veo que está mejor organizado en cuanto a los ingresos y egresos de motos. También hay buena cantidad de sanitarios y el predio está muy lindo; son cosas que vemos positivas”, sintetiza.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas