Sábado 16 de Enero de 2021

POLITICA

25 de noviembre de 2017

Buscan limitar a 40 horas la semana laboral

Un proyecto de Ley presentado en la Cámara de Diputados de la nación propone modificaciones a la Ley 11.544 de Jornada de trabajo y establece que la cantidad de horas semanales no podrá superar las 40 horas, contra las 48 actuales, supo AIM. “La jornada semanal media de los empleados a tiempo completo de la Unión Europea, medida en horas realmente trabajadas, es de 40 horas semanalesy ese límite tiene una tendencia a la baja”,señalan en los fundamentos.

Un proyecto de Ley, modificatorio de la 11.544 de Jornada laboral establece una importante reducción basada en argumentos de tipo fisiológicos, económicos y vinculados a la realidad familiar de los trabajadores, como también en los antecedentes de la Unión Europea donde, en general, la legislación impone una cantidad de horas inferior a las vigentes en Argentina y con una tendencia a la baja.

El artículo primero de la iniciativa prevé que la duración del trabajo “no podrá exceder de ocho horas diarias o cuarenta semanales para toda persona ocupada por cuenta ajena en explotaciones públicas o privadas, aunque no persigan fines de lucro”, con la excepción de los establecimientos en que trabajen solamente miembros de la familia del jefe, dueño, empresario, gerente, director o habilitado principal.

La limitación establecida por este proyecto de Ley es máxima y no impide una duración del trabajo menor de ocho horas diarias o cuarenta semanales.

Asimismo, se establece que no podrán ocuparse a personas de 16 a 18 años durante más de seis horas diarias o treinta y seis semanales, pudiendo extenderse a ocho y 40 con autorización de la autoridad administrativa laboral.

Al mismo tiempo, se prohíbe ocupar a personas menores de 18 años en trabajos nocturnos, entendiéndose como tales el intervalo comprendido entre las veinte 20 y las seis seis del día siguiente.

Por último, el texto determina en su articulado que “la reducción del tiempo de trabajo, no podrá significar la reducción de las remuneraciones”.

En los fundamentos de la iniciativa, su autor, el massista Facundo Moyano, señaló que “el tema de la jornada de trabajo fue siempre de gran importancia y conflicto en el Derecho, debido a los abusos que se produjeron a lo largo de la historia, por las extensas jornadas de trabajo que no respetaban el descanso necesario e incluso por la falta de consideración respecto de las personas que tenían que cumplir las mismas, sobre todo mujeres y niños”.

En ese marco, los intentos de limitar la jornada “chocaron contra los que sostenían la libre contratación, quienes consideraban que el Estado no tenía que intervenir en el uso racional del tiempo útil de una persona, sostenían además que los intentos de limitación de la jornada laboral restringían las posibilidades de crecimiento económico”.

La limitación de la jornada a 8 horas diarias, y cuarenta y ocho semanales, fue el resultado de una larga lucha y, en efecto, el 1 de Mayo, recuerda la lucha obrera por la jornada laboral de ocho horas.

Moyano sostuvo que los fundamentos para limitar la jornada laboral son de orden “fisiológico, económico y familiar”:

– Fisiológicos: cuando el tiempo trabajado es muy extenso o muy agotador, se producen efectos no deseados, como la fatiga física o la desconcentración intelectual, que hacen que el trabajador esté menos alerta en el cumplimiento de sus tareas y propenso a accidentes.

– Económicos: con las jornadas extensas y la fatiga que producen, el ritmo y la calidad de producción disminuyen sensiblemente.

– Societales: la reducción de la jornada laboral permite que otro miembro de la sociedad pueda ocupar un puesto de trabajo, permitiendo que pueda acceder a ese derecho. – Familiares: para lograr atender las necesidades familiares y mantener unido el núcleo familiar, las jornadas no pueden ser muy extensas, por lo cual se establece la jornada acorde de trabajo , que deje teóricamente otro tiempo suficiente para el desarrollo de la vida comunitaria y familiar.

El legislador tomó como parámetro la legislación vigente en la Unión Europea, donde “la duración máxima de la jornada laboral es discutida en el escenario real de evaluar el tiempo de trabajo y la viabilidad y competencia de su modelo productivo. En ese contexto, la jornada semanal media de los empleados a tiempo completo de la Unión Europea, medida en horas realmente trabajadas, es de 40 horas semanales”, resaltó y señaló además que ese límite “tiene una tendencia a la baja, que se observa si se analizan –con algunas excepciones en determinadas industrias- los contenidos de las negociaciones colectivas”.

“La necesidad de lograr una distribución mayor de la posibilidad de acceso a un trabajo para millones de personas, nos imponen de esta directriz legal”, fundamentó el diputado para pedir el acompañamiento de sus pares.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas