Jueves 4 de Marzo de 2021

ACTUALIDAD

6 de junio de 2017

Operadores: un oficio no apto para dedos lentos

Cómo es hoy el mundo del otro lado del vidrio, en una era con menos botones y con Google como "auxiliar".

El operador de radio se llama así porque, como si fuera un cirujano, opera consolas. Siempre detrás de un vidrio, y con mayor o menor pericia para acompañar a los conductores, hay de todo: operadores sagaces, con capacidad para desarrollar varias tareas al mismo tiempo, y no tan eficaces, que han sabido ganarse apodos como “Mano de Piedra” o, directamente, “Muñón Fijo”. Al margen de estas consideraciones, y en especial por el avance de la tecnología, su tarea ha sufrido vertiginosos cambios en los últimos tiempos. ¿Cómo es el trabajo de los operadores de radio en 2017, cuando el casete o el teléfono fijo, por ejemplo, parecen destinados a convertirse en piezas de museo?

“Trabajo como operador de radio desde hace 14 años”, explica Eduardo Seisdedos, un artista de los botones que de alguna manera honra su apellido. Y agrega: “Las computadoras simplificaron la tarea. Antes, para pasar música en discos de vinilo o en casetes se perdía más tiempo. Había que encontrarlos en la discoteca, había que ponerlos en punta... Igual, más allá de la tecnología, lo que distingue a los buenos o malos operadores es el criterio. Podés tener 200 efectos, pero si los usás mal.... Se ha puesto de moda usar risas para todo. Y no, hay veces que no hacen falta rellenos”.

De 9 a 13, en La 100, Seisdedos escolta a Guido Kaczka y Claudia Fontán en "No está todo dicho". Antes trabajó, entre otros, con Roberto Pettinato, Jorge Bocacci y Magdalena Ruiz Guiñazú. "También ha cambiado el feedback con los oyentes", sigue Seisdedos. “Con las redes sociales, se comunican con la radio a través de Facebook, Twitter... El contacto es mucho más inmediato pero, como esos mensajes no se editan como se hacía con los audios, se corren algunos riesgos”.

Operadores: un oficio no apto para dedos lentos

López Fernández, de Aspen.

Egresado del Iser, Gabriel López Fernández, de 53 años, empezó a trabajar como operador de radio hace 30 en la Rock and Pop. Después, en 1989, llegó a Aspen. Y hoy se luce en "Aspen Night", de 18 a 0, con Javier Grecco como conductor.

"Las máquinas ayudan, pero no te garantizan que no se cometan errores", sostiene López Fernández, cuyos “referentes” en el manejo del aire son, entre otros, “Guillo García y Eduardo Minué”. Y detalla: "Si el conductor está hablando sobre Roger Waters, y el operador quiere vestir ese momento con música de Pink Floyd, tiene que saber cuáles son los discos en los que no participa Waters".

Sobre la relación de los conductores con los operadores, López Fernández comenta: “Sigue siendo la misma. Y se siguen haciendo los mismos gestos cuando hay que ir a una tanda, cuando hay que sacar un oyente al aire, cuando hay que darle paso a un móvil... Eso sí, ahora la contención es diferente. Si el conductor tiene alguna duda, el operador lo puede buscar rápidamente en Google”.

Operadores: un oficio no apto para dedos lentos

Teresita Barbieri operadora de Del Plata. (Alfredo Martínez).

No menos experimentada, con 33 años en Del Plata, Teresita Barbieri analiza: “Yo diría que el de la radio, como el de todos los medios, es un momento de transición. Hay oyentes a los que les gusta seguir levantando el teléfono para dejar un mensaje. Y hay otros que sólo se manejan a través de las redes sociales. La diferencia es que, por teléfono, pueden dejar mensajes más largos”.

Por estos días, Teresita es la operadora de Roberto Caballero (de 6 a 9), Daniel Tognetti (9 a 12) y Carlos Polimeni (12 a 14). “En mi carrera tuve la suerte de acompañar a grandes figuras como Santo Biasatti, Fernando Bravo, Nelson Castro, Lalo Mir, Mónica y César”, comenta. Y compara: “Cuando yo empecé a trabajar éramos muy pocas las operadores de radio. Ahora, afortunadamente, las mujeres se están animando”.

Lucho Albela llegó a Pop Radio hace 13 años y lleva 12 trabajando junto a Beto Casella ("Bien levantado"). “Ahora, el operador de radio tiene un perfil mucho más artístico. Además de abrir y cerrar los micrófonos o de pasar música, se encarga de las cortinas, de poner frases de personajes. Está más involucrado con lo que se conoce como ‘la magia de la radio’”, dice. “¿Si los dispositivos tienden a simplificarse? Sí, hay menos botones, pero nuevos equipos”.

Operadores: un oficio no apto para dedos lentos

Lucho Albela (Jorge Sánchez).

En cuanto a las tandas publicitarias, Albela explica: “Antes, los locutores leían los avisos en vivo. O se usaba un casete para cada aviso. Ahora, apretás play y listo”.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas