Sábado 16 de Enero de 2021

POLICIALES

24 de mayo de 2017

La Policía no tiene explicación para el extraño caso de Hernandarias

No hay una respuesta racional para el extraño suceso en el que un chico asegura que súbitamente apareció en el otro extremo de la ciudad. El comisario Diego Wasinger, dialogó sobre este tema con EL DIARIO.

El adolescente había ido a una casa aledaña a su domicilio a buscar unas cosas. Como no regresaba, su hermano mayor fue a buscarlo sospechando que había tenido problemas para cerrar una puerta. Efectivamente había sido así. El mayor cerró la puerta mientras el otro lo esperaba atrás, pero cuando el primero se dio vuelta no lo encontró. Sospechó que había regresado a su casa. Allí, su familia le dijo que no estaba y todos se desesperaron. Según sus testimonios, intentaron varias veces llamarlo a su celular pero estaba apagado, hasta que lograron comunicarse. No transcurrieron mucho más que cinco minutos. Entonces, el joven, alterado, les dijo que estaba en una garita de colectivos en una de los dos accesos de Hernandarias pero no podía identificar cuál. Finalmente lo hallaron, a un kilómetro y medio de su casa, en estado de shock.

Preguntas. El comisario Diego Wasinger, de la Policía de Hernandarias, se hace las mismas preguntas que todos los vecinos de esta localidad. ¿Cómo pudo el chico trasladarse a esa distancia en un lapso tan breve? Él tomó contacto con el protagonista de esta historia y su familia, poco tiempo después que ocurrió.

“Esa noche nos presentamos en el Hospital San Martín, de Hernandarias, Entre Ríos. Nos encontramos con un adolescente en estado de shock, narrando una situación extraña que había vivido momentos antes. Nos entrevistamos con los profesionales de la guardia. Estaba el adolescente con los familiares, nos expresaron lo acontecido. Estaba en un estado de mucho nervios, muy shockeado, pero lúcido. No tenía lesiones ni golpes”, contó en diálogo con EL DIARIO.

El chico “fue examinado por el médico de policía, se lo encontró totalmente sobrio, con los signos vitales normales. No había ningún indicio de estar bajo los efectos de algún alucinógeno o por alguna sustancia. Es una familia normal”, subrayó. 

También, el comisario relató la misma versión que da la familia sobre el extraño suceso: “Un hermano estaba junto a él cuando sucedió lo que expresaron. Él estaba cerrando la puerta, en unos segundos se da vuelta y el hermanito ya no estaba. Lo encontraron a una distancia de 1.300 metros, más o menos, en línea recta. Yendo por la calle, 1, 5 kilómetros. La casa de familia está en el extremo norte a la vera de un arroyo. Y apareció en el Acceso Sur, viniendo de Paraná por la ruta 8. En el otro extremo de la ciudad”.

En el hospital, el personal médico les hizo los exámenes de rutina y como no detectaron ninguna dolencia ni lesión y dado que la familia le ofrecía la contención necesaria, lo autorizaron a retirarse.

“No se descarta ningún tipo de hipótesis. La Fiscalía dispuso que se le hicieran los exámenes”, respondió lacónico cuando se le pidió alguna interpretación de los hechos.

Inédito. Confirmó además que nunca antes se había presentado una situación de ese tipo en la tranquila ciudad ribereña, más conocida por las excursiones de pesca que ofrece, que por actividades paranormales. 

“Nadie ha planteado un tema de esta índole. Era todo normal, estaban reunidos en una cena, fue a buscar algo a otra casa, era una cuestión de rutina, no hubo ninguna situación previa, los vecinos no oyeron nada raro. Es totalmente extraño, confuso, no es una investigación policial normal. No estamos acostumbrados a enfrentarnos a este tipo de noticias”, reconoció.

Pero las investigaciones seguirán, aseveró, a pesar de que no exista la denuncia de ningún delito. 

“Es un acontecimiento extraño que comprende a un menor de edad, por eso se dio intervención la Fiscalía con un inicio de actuaciones. Veremos qué elementos podemos aportar nosotros, testimonios o elementos fílmicos, para poder determinar las circunstancias. No hay nada cierto de lo que hubiera ocurrido”, dijo.

Señaló después que en la ciudad no existen cámaras de seguridad del Estado, pero sí algunas de comercios o bancos que podrían aportar algún indicio. 

“Se está tratando corroborar para ver si se logra visualizar al menor”, agregó.

“Lo que manifiestan los familiares es que todo ocurrió en un lapso menor a 10 minutos. 

Recordando lo sucedido, dicen escasos minutos. Cuando lo llaman primeramente le da apagado el celular. Después, pueden comunicarse y él atiende. Les dice que se encuentra desorientado, en una garita de colectivo sin saber cuál era. Hay dos accesos, salieron los familiares para buscarlo en ambos lados. Él dijo que estaba en una garita de colectivos y que al frente había una casa. Es muy poco el tiempo que pasó como que para él hubiese podido hacer ese trayecto caminando y en forma voluntaria”.

“No se descarta ninguna hipótesis, ante supuestos hechos fuera de lo normal. Vamos a llevar adelante las investigaciones para ver si podemos llegar a esclarecerlo”, prometió.

Mientras tanto, las conjeturas de todo tipo no escasean. Habrá que esperar que el tiempo resuelva este misterio o bien quedará como un mito más, a criterio de los pensares de cada uno.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas