Jueves 4 de Marzo de 2021

20 de febrero de 2017

Herzo, la fábrica que no pudo competir contra las importaciones

La proveedora de Puma cerró sus puertas en 2016 ante el ingreso de productos importados

En noviembre de 2016 bajó los brazos y dijo basta. Luego de más de 30 años de trayectoria en la industria del calzado deportivo y un tiempo similar de relación con la marca alemana Puma, la firma Herzo, una pyme de capitales nacionales con sede en San Luis, cerró definitivamente sus puertas. Se tranformó, así, en una de las firmas que cerró en un país en el que, en los últimos años, fueron más las que terminaron con su actividad que las que iniciaron su camino. En este caso, la fábrica contaba con 200 empleados y la decisión golpeó con fuerza a la comunidad puntana de Concarán, donde estaba instalada la planta. Se trata de una localidad de 5100 habitantes.

 

En el momento del cierre, la empresa aclaró en una comunicación firmada por Marcelo Iglesias, su apoderado: "La situación del mercado argentino nos llevó a discontinuar la actividad". Ya en junio, la firma había advertido a sus empleados de las dificultades que atravesaba "por no poder competir contra los productos importados que comenzaron a entrar al país desde diciembre de 2015".

Consultado entonces por el tema, un vocero de Puma había destacado que el cierre de la firma proveedora "no afecta las actividades de la compañía, que tiene en la provincia de La Rioja bajo la razón social Unisol, a las únicas cuatro fábricas de indumentaria y calzado por fuera de Alemania". Se refería así a las plantas productivas ubicadas en La Rioja capital, Sanagasta, Chamical y Chilecito.Los empleados de esas plantas habían tenido que tomar vacaciones anticipadas en octubre de 2016 "con motivo de un reordenamiento de los procesos logísticos" y según fuentes de la compañía, no por dificultades en el mercado local. Tiempo atrás, la empresa había anunciado una inversión de $ 20 millones para mejoras en el proceso productivo y de logística.

 

Desde la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado, habían adjudicado el cierre de Herzo al "desplome del mercado interno, sumado a la apertura de importaciones de productos terminados". Todo eso afectó "seriamente", según el sindicato, al sector de calzado en general y al de zapatillas en particular.

El titular de la Cámara del Calzado, Alberto Sellaro, destacó en declaraciones radiales que "a pesar de haber acordado con el Gobierno un cupo a las importaciones por dos años, la caída del consumo de zapatos ya llegó al 30%".

Proceso de modificación

 

Ya el 14 de junio de 2016, ante la difusión de versiones que daban cuenta de un inminente cierre de la planta de Herzo, la compañía había afirmado que se encontraba "en un proceso de modificación de su esquema productivo, para mantener las fuentes de trabajo y continuar siendo proveedor de Puma Argentina y de otros posibles clientes".

En esa oportunidad, Iglesias había enfatizado que la firma venía adaptando y redefiniendo su negocio, según las necesidades y cambios del mercado, pasando de producir calzado terminado a capelladas para ensamble, bolsos, mochilas e indumentaria. Cinco meses después de esa desmentida, se concretó el cierre de la fábrica.

COMPARTIR: