Martes 1 de Diciembre de 2020

LOCALES

2 de febrero de 2017

Frutas orgánicas: para comerlas mejor por el federalense Ruben " Polo " Ruiz

El federalense Rubén “Polo” Ruiz lleva adelante en el Establecimiento La Gloria, en el departamento Federal, una producción de duraznos, ciruelas y manzanas de distintas variedades, libres de agroquímicos, y sanos para los consumidores como para el medioambiente. “Aunque el esfuerzo es grande, vale la pena. Somos conscientes que, con nuestro emprendimiento, colaboramos a cuidar la salud de la población y también el ambiente”.

Poco a poco, los alimentos orgánicos y agroecológicos surgen en escena. La Argentina, y Entre Ríos en ese contexto, está siendo parte de esta transformación y no se queda atrás. Según el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), la superficie orgánica cosechada en el país presentó un crecimiento del 10 por ciento en 2015, destacándose los cultivos de legumbres y hortalizas (con aumentos de hasta el 200 por ciento) y con 75.472 hectáreas, alcanzando el máximo valor desde el inicio de la actividad.

Un poco de historia

En un trabajo iniciado en 2001 en el ámbito del convenio entre la secretaría de la Producción municipal de Federal y la Agencia de Extensión Rural Inta Federal, se comenzó a evaluar la factibilidad técnica y económica de varios cultivos intensivos con la intensión de desarrollar propuestas de diversificación para los pequeños productores de la zona.

A través de información bibliográfica disponible y de las primeras experiencias se observó que algunas especies frutales podrían ser alternativas promisorias. A partir de allí se acondicionó un predio para realizar experiencias, a fin de obtener información local y contar con un ámbito a partir del cual se pudieran mostrar los resultados y brindar adecuada capacitación.

En ese trabajo se publicaron los resultados de las experiencias de producción de manzanas en este campo experimental llamado “El Triángulo”, localizado sobre la ruta nacional 127, a un  kilómetro al norte de la ciudad de Federal.

Finca La Gloria

En diálogo con esta Agencia, Ruiz, político de raza pero productor de alma,  explicó que, como productor de frutos orgánicos, desarrollo que lleva adelante en el Establecimiento La Gloria, una chacra de cinco hectáreas ubicada en Federal, “busco generar alimentos, cuidando la tierra, sin utilizar químicos. La gran diferencia de la producción orgánica con el sistema tradicional de organismos genéticamente modificados (OGM) es la conexión con el ecosistema; conocemos lo que hacemos desde cada uno de sus lados”.

Ruiz explicó que otros de sus objetivos es contribuir a cuidar la salud de los ciudadanos, con productos sanos, nutritivos, y libres de tóxicos, cultivados bajo estrictas normas de agricultura agroecológica y orgánica, “porque somos conscientes que lo que hacemos en La Gloria contribuye a tener una alimentación nutricionalmente equilibrada”.

Los frutos se ofrecen generosos, en la chacra de Polo Ruiz.

Los frutos se ofrecen generosos, en la chacra de Polo Ruiz.

El productor señaló que los frutos son cultivados bajo las normas de agricultura agroecológica y orgánica, sin aceleradores de crecimiento ni otras sustancias que alteren su natural biología. “Por eso, contienen todos los nutrientes naturales para proveer una adecuada alimentación, y por supuesto, sin agrotóxicos perjudiciales para la salud”, dijo.

No todo es color de rosa

Sin embargo, el federalense aclaró que la tarea no es fácil: si bien las desventajas en el modelo de producción actual llevan a buscar formas más sustentables, eficientes y orgánicas de producir, quien encarna esa tarea debe afrontar “diversos problemas, como por ejemplo las plagas. En nuestro, este año fueron los loros, que arrasan sin piedad con los frutos que están en los árboles, lo cual ocasiona pérdidas inmensas”. “No todo es fácil, pero lo hacemos convencidos que estamos contribuyendo a la producción de alimentos saludables y al cuidado del medioambiente”.

Cómo surgió la elección

La elección de las variedades que Ruiz tiene en su chacra surgió de una investigación

que permitió seleccionar aquellas que tendrían mejor adaptación a las condiciones ambientales de la zona. Así, entre las manzanas optó por Condesa, que proviene de un cruzamiento realizado en 1987 entre Gala y polen de M-41, que ya había sido evaluada en las localidades de Caçador y Fraiburgo, del Estado de Santa Catarina, en Brasil.

La otra variedad es Eva, que deriva del cruzamiento de los cultivares Anna y Gala. La floración de Eva es extendida, lo que favorece la polinización cruzada con las otras variedades, aunque presenta cierto grado de autocopatibilidad.

Según un informe del ingeniero Agrónomo José Luis Fenoy, titulado Producción de manzanas en el centro norte entrerriano, La cosecha se extiende del 1 al 20 de enero. Es una variedad muy precoz, produce frutos desde el primer año de plantada. El fruto es

de tamaño medio, forma cónica, típica de manzana, el color en la madurez es amarillo de fondo con hasta un 85 por ciento de cobertura rojo-anaranjada en vetas que le dan un aspecto atractivo. La pulpa es de color uniforme, blanco-amarillenta, crocante de buen sabor, algo acidulado, firme lo que le da resistencia al manipuleo.

Además de las manzanas, en La Gloria también se producen ciruelas rojas y blancas, y batatas de un dulzor extraordinario.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas