Hoy es lunes 16 de julio de 2018 y son las 20:59 hs. ULTIMOS TITULOS: Indagarán a un exasesor de De Vido por enriquecimiento ilícito / Los 70 años de Rubén Blades, el salsero popular que quiere ser presidente / Por qué en River preocupa la situación de Pity Martínez y su posible pase a Lazio / Palermo: primero desapareció su hermana y después lo encontraron muerto a él en una plaza / Carta a Lagarde: sectores de la oposición presionan contra el acuerdo con el FMI / The Crown: la primera foto de Olivia Colman como la Reina Isabel II / Los bancos compraron otros $45.000 millones del bono que usan para el encaje, que el miércoles les sube otros 2 puntos / El padre de Meghan Markle está preocupado por su hija: "Creo que está aterrorizada" / Pity Álvarez: más pruebas complican a la voz de Vieja Locas / La terrorífica historia de Edward Mordake, el hombre con dos caras / Vidal limita obra pública y discute para que el ajuste no ahogue a la provincia / El ganador del Pronóstico del Mundial de LA NACION anticipó la semifinal y se impuso entre 30.000 participantes / Cristiano Ronaldo llegó a Juventus: "No vine de vacaciones, sino a dejar una marca en la historia del club" / La Plata: investigan si fue intencional un incendio en un local de Cambiemos / Dos argentinas abrirán el primer ?bar de mate? en Nueva York / El dólar operó estable y cerró a $28 en la previa del vencimiento de Lebac / Quiénes son Adexe & Nau, los youtubers españoles que agotaron entradas en Buenos Aires / La UCR porteña levanta el perfil crítico y aspira a influir en Cambiemos / Mundial Rusia 2018: la selección de Francia regresó a su país con la Copa del Mundo y fue recibida por una multitud / El insólito boom de los osos de peluche en los supermercados suma un nuevo capítulo /
1 de abril de 2018
Las Malvinas son argentinas
La tarde del 1 de abril de 1982 una versión sorprendente recorrió las redacciones de los grandes medios de prensa nacionales: la flota de mar había zarpado hacia el sur con la misión de invadir las islas Malvinas al día siguiente.

Incredulidad, asombro, entusiasmo patriótico fundado en la idea machacada por la escuela: “Las Malvinas son argentinas”, temor ante una guerra inminente, dudas e incluso el frívolo “nos damos la piña con los ingleses” aparecieron entonces, mientras la población dormía tranquila porque no tenía ningún conocimiento de la iniciativa del gobierno (por entonces regía una censura estricta impuesta por la dictadura militar).

Todos estos estados de ánimo se reiterarían los días siguientes, cuando la invasión ya era un hecho ampliamente conocido por todos,  y cuando algunos esperaban que los ingleses no hicieran nada por recuperar las islas, ahora en poder argentino, porque según decían ya no eran más que un viejo león enfermo que soñaba mientras dormía con su imperio de antaño.

Otros se volvieron súbitamente estrategas y conocedores de tácticas y armamentos, cosas que hasta el día anterior les habían sido totalmente extrañas, como les volverían a ser de nuevo en breve.

El clima de fervor era evidente, la movilización hasta ayer nomás rigurosamente prohibida era ahora favorecida sin límites porque no se refería sino a la patria, a las islas, a los piratas.

La gente, apaleada poco antes ante el más mínimo atisbo de resistencia o protesta al gobierno, identificadas entonces con la “subversión apátrida” corría por las calles haciendo ondear banderas argentinas, como había acontecido en 1978 cuando el mismo gobierno organizó el mundial de fútbol en nuestro país, el primero que ganó la Argentina.

De pronto reapareció un ideal nacional con toda su fuerza, pero nacional no significaba argentino, sino iberoamericano. Los países hermanos de la América hispana, subterránea o abiertamente enfrentados siempre con Inglaterra y los Estados Unidos, las grandes potencias imperialistas,  se pusieron irrestrictamente a disposición de la Argentina, incluso Cuba, sin tomar en cuenta que el gobierno de nuestro  país era una dictadura de derecha inspirada en los lineamientos para el Sur que había trazado Henry Kissinger.

Y ofrecieron armas y soldados a la Argentina, cuyo presidente, en el momento  más alto de su gloria, dejó entrever qué significaba para él toda esta movilización: “les quité a los políticos todas sus banderas”.

Efectivamente, Leopoldo  Fortunato Galtieri, un general alcohólico que gozaba de gran predicamento entre sus pares, como había sido antes el caso de Juan  Carlos Onganía, tenía planes para perpetuarse en la presidencia y una guerra le pareció una buena manera de lograrlo.

Galtieri había visitado poco antes la patria de Kissinger, los  Estados Unidos que él creía su aliado, y había sido saludado como “un general majestuoso”.

Recibió otros cumplidos e insinuaciones que le hicieron creer que en caso de invadir las Malvinas, el Norte estaría de su lado.

Sin duda sin quererlo, consiguió descubrir que el aliado natural de los Estados Unidos era Inglaterra, cosa que muchos argentinos se resistían a creer por entonces, y que su aliados naturales eran los países de la América hispana, que él sobrepasaba de un salto para llegar a  Washington.

El  2 de abril de 1982 un importante número de efectivos militares argentinos movilizados mediante un sigiloso operativo con una fuerza naval integrada por el buque de desembarco Cabo San Antonio, el portaviones 25 de Mayo, los destructores Hércules y Santísima Trinidad, las corbetas Drumond y Granville, el rompehielos Irízar y el submarino Santa Fe, desembarcó por sorpresa en las Islas Malvinas.

Los argentinos lograron de manera deliberadamente incruenta   para los habitantes de las islas la rendición de las autoridades británicas que encabeza su gobernador Rex Hunt luego de una fugaz resistencia   que ocasionó una de las primeras bajas, la del capitán de la armada argentina Pedro Giachino.

Se trataba de la  “Operación  Rosario”  planificada secretamente  meses antes por el gobierno de Galtieri con la intención de poner fin al litigio por las Malvinas, iniciado cuando los ingleses las usurparon durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas.

En 1833, en época de Rosas,  las islas Malvinas fueron ocupadas  por el comandante John James Onslow al mando de la corbeta Clio en nombre de Inglaterra desalojando al capitan argentino José Pinedo, a cargo de la gobernación.

Tan pronto se produjo la invasión, se advirtió que el gobierno británico encabezado por Margaret Thatcher, primera ministra también alcohólica, no  la consentiría ni tomaría muy en cuenta los intentos de mediación “pour la galerie”  que hicieron los  Estados Unidos, ni mucho menos los que hizo el Perú o la OEA.

Es decir, el gobierno argentino había cometido un error esencial en un punto clave de su estrategia: los ingleses, como en toda su historia, como luego en Iraq, vendrían por su presa, como cualquier depredador.

Los ingleses aprestaron en el puerto de Porthmouth una flota poderosa, integrada por 110 buques,  42 de guerra incluyendo portaaviones y submarinos, con  28.000 efectivos a bordo.

La flota llegó y el primero de Mayo comenzó el bombardeo sistemático de las posiciones argentinas desde el mar, con la gran masa de fuego de los buques modernos, y con el uso de aviones Sea Harrier modificados con tanques adicionales de combustible para aumentar su autonomía de vuelo.

Las acciones de un ejército profesional, dotado incluso de chalecos calefaccionados, contra otro mal armado y mal conducido, fueron favorables desde el comienzo a los ingleses, que cumplieron su misión a pesar de la resistencia heroica sobre todo de los pilotos de los aviones argentinos.

En el campo de batalla quedó evidenciada la trágica anarquía que afectaba las entrañas de un gobierno  por otro lado dictatorial, al punto que fue el más criminal de toda la historia de nuestro país.

No había una conducción de la guerra sino tres: la de la Armada, la de la Fuerza Aérea y la del Ejército, celosa una de la otra como si fueran potencias extrañas, faltos de coordinación y de preparación.

Ya el cardenal Samoré, enviado por el papa Juan Pablo  II años antes para mediar en el conflicto limítrofe con Chile, dijo tiempo después que su principal problema fue el gobierno argentino, que no era uno sino tres.

Cuando  él quería conocer la opinión del gobierno argentino del “proceso” sobre un tema relacionado con su mediación, sólo obtenía de su interlocutor: “Mi fuerza piensa…”. Mi fuerza era el Ejercito, la Armada o la Fuerza Aérea, pero no el gobierno argentino, que no parecía tener una opinión que unificara las otras tres. Eso no ocurría con el gobierno chileno de Pinochet, tan dictatorial como el argentino. Y eso ocurrió también en las Malvinas.

El 10 de junio de 1982 terminó  la última posibilidad del comando militar en las Malvinas de ejecutar un contraataque de envergadura por la retaguardia enemiga.

Planificado con efectivos propios disponibles en la isla y el refuerzo de una brigada aerotransportada desde Comodoro Rivadavia el plan fue finalmente desechado ante la falta de seguridad de contar con una adecuada cobertura aérea.

La suerte estaba echada. Las graves pérdidas ocasionadas por la Fuerza Aérea, horas antes, a las fuerzas de desembarco enemigas en Bahía Agradable, donde fueron alcanzadas la fragata Plymouth y los transportes de tropas Sir Galahad y Sir Tristán, no detuvieron el ímpetu de los británicos, que en ese momento tenían más barcos y más tropas que al principio.

El 14 de junio, quebradas las últimas líneas defensivas de la infantería que debió replegarse en medio de un desorden generalizado, se produjo la rendición de las fuerzas argentinas en Malvinas, formalizada por  el gobernador Mario Benjamín Menéndez ante el general británico Jeremy Moore.

Había terminado la guerra, ondeaba otra vez en las Malvinas el pabellón colonial británico, centenares de muertos quedaban en las  islas, caía el gobierno de Galtieri y se terminaban sus sueños de eternidad política sin siquiera “reelección indefinida”.

Les había quitado las banderas a los  políticos, pero sólo para entregárselas a los ingleses de una manera que ha despertado sospechas incluso sobre si todo no estuvo preparado con connivencia del gobierno militar.

En el conflicto murieron 649 militares argentinos, 255 británicos y tres civiles “kelpers”

Galtieri cayó y el proceso debió retirarse desordenadamente del poder político, sin dejar la sucesión que anhelaba; pero la guerra de las de Malvinas le permitió a la  conservadora Thatcher lograr su reelección en   1983.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

ENCUESTA

 
¿Cuál creés que es el problema de la Selección?

Sampaoli y el cuerpo técnico

10,34%

Los jugadores

34,48%

Los dirigentes de la AFA

20,69%

Es una suma de todos los factores

34,48%

       
 

LA RADIO EN VIVO

 

Estamos escuchando

"Yayotopá" conduce Juanita Ramos

de 19.00 a 21.00

 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
27.00
28.00

 

NUESTROS OYENTES

   

LO MAS LEIDO DEL MES

 
Ganaron pozos millonarios en el Quini 6: Entrerriano se llevó casi $30 millones
ALLANAMIENTO Y DETENCION
Motociclista falleció tras chocar contra un auto
Bordeira “era amante de Celis”, fue “novia de Varisco” y “guardaba plata en un cementerio”
Los fines de semana largos que quedan en 2018 tras el feriado del 9 de julio
 

TABLA DE POSICIONES

 
Boca Juniors
0
Godoy Cruz de Mendoza
0
San Lorenzo
0
Huracán
0
Talleres de Córdoba
0
Independiente
0
Racing Club
0
River Plate
0
Defensa y Justicia
0
10º Unión de Santa Fe
0
11º Colón de Santa Fe
0
12º Argentinos Juniors
0
13º Belgrano de Córdoba
0
14º Vélez Sarsfield
0
15º Atlético Tucumán
0
16º Estudiantes La Plata
0
17º Banfield
0
18º San Martín de San Juan
0
19º Patronato
0
20º Rosario Central
0
21º Lanús
0
22º Newells Old Boys
0
23º Gimnasia La Plata
0
24º Tigre
0
25º Temperley
0
26º Chacarita Juniors
0
27º Arsenal de Sarandí
0
28º Olimpo de Bahía Blanca
0
 

HORÓSCOPO

 
Virgo
 

HOY ES

 
Lunes 16 de Julio de 2018
 
 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en FEDERAL
 

 


RadiosNet